CIE Zona Franca Barcelona
CIE Zona Franca Barcelona EUROPA PRESS

Sesenta y siete inmigrantes se fugaron anoche del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Sangonera (Murcia), de los que 41 han podido ser detenidos tras un motín en el cual cinco policías resultaron heridos con policontusiones con heridas de diversa consideración, informó un portavoz de este cuerpo.

La Delegación del Gobierno en Murcia ha lanzado una alerta nacional para la búsqueda en todo el territorio de 26 inmigrantes irregulares por todo el territorio nacional.

El motín se produjo después de que un inmigrante fingiese estar enfermo, por lo que desde el CIE se pidió una ambulancia para su traslado y una vez en el interior desencadenó la fuga de los inmigrantes, 37 de los cuales pudieron ser localizados, si bien 30 siguen siendo buscados por los agentes.

Un amplio dispositivo de búsqueda está en marcha no sólo con agentes de la Policía Nacional, sino con otros de la Local de Molina de Segura y de Cartagena, que han ampliado la localización de los inmigrantes por el entorno de Sangonera.

Los amotinados accedieron a la cocina del CIE, donde se hicieron con unos extintores, con los que golpearon a los agentes se encontraban en labores de vigilancia. Además provocaron numerosos daños materiales en el centro.

El CIE murciano tuvo otra fuga en el año 2000 con 11 inmigrantes que forzaron las rejas, una más en el verano del año pasado, con ocho argelinos que agujerearon la valla perimetral, y también en el verano de 2012 otros 25 huyeron tras golpear a los agentes, mientras que en verano de 2013 se produjo otro hecho similar.

Este centro tiene una capacidad de 130 internos, y ayer había 127, todos varones y en su mayoría argelinos, de los que unos setenta habían llegado en las recientes oleadas de pateras a las costas murcianas.

Preguntado por las críticas del sindicato SUP de falta de agentes en el CIE, el delegado ha respondido que "eso no es cierto, ya que estaba la plantilla al completo", pero que por razones de seguridad no podía decirse la composición exacta de la plantilla.

Asimismo ha recalcado que no se trata de un régimen carcelario, sino de internamiento, por lo que no se dispone de las mismas medias de seguridad con las que cuenta una prisión. 

Consulta aquí más noticias de Murcia.