La Audiencia Provincial de Alicante juzga esta mañana a un hombre acusado de encañonar a dos agentes de la Policía Local con una pistola que había sustraído en Alicante cuando iban a identificarle en una calle de Sant Vicent del Raspeig. Además, el procesado le quitó a uno de ellos el arma y huyó en el coche patrulla y mató a otro hombre.

Ocurrió el 20 de septiembre de 2000 en la calle Río Túria de Sant Vicent del Raspeig. A continuación, sufrió un accidente y se estrelló en las inmediaciones de un club. Se apeó del vehículo, entró en el local, esgrimió las dos armas y conminó a los clientes a que les entregaran las llaves de algún turismo.

En ese momento apareció un cliente, el procesado disparó contra una pared del local, con tal mala fortuna, que el proyectil rebotó en el pecho del usuario del local y le causó la muerte.