La policía portuguesa inspeccionó el jueves un crematorio de animales situado a unos 50 kilómetros de la localidad turística de Praia da Luz, donde hace cuatro meses desapareció la niña británica de cuatro años Madeleine McCann.

"Me preguntaron tres veces si conocía o había hablado con los padres de la niña", dijo a Reuters Evert Hendrik, el dueño del crematorio. "Pero es imposible (que los conozca)". Madeleine desapareció el 3 de mayo del apartamento donde pasaba las vacaciones con sus padres y hermanos en el sur de Portugal.

El dueño del crematorio indicó que las autoridades portuguesas ordenaron su cierre en 2006. Dos agentes de paisano entraron en el crematorio hacia las 16.00 GMT del jueves y pasaron una media hora inspeccionado el lugar, incluyendo el horno. Uno de ellos filmó el recinto. Ambos declinaron comentar si estaban buscando a Madeleine.

Scotland Yard, tras los McCann

Los padres de Madeleine, Kate y Gerry McCann, sospechan que sus teléfonos móviles y sus correos electrónicos están siendo espiados por Scotland Yard, sensación que ya tuvieron durante su estancia en Portugal en relación a la policía lusa; ya que durante sus interrogatorios les preguntaron datos que habían hablado previamente con familiares y amigos por teléfono; según informaciones publicadas en el Daily Mirror.

Por su parte, el fiscal portugués, Luis Birlo Verao, declaró este jueves en Lisboa que por el momento no se volverá a interrogar a los McCann por la falta de nuevas evidencias acumuladas que justifiquen realizar otro interrogatorio a la pareja.

Kate y Gerry McCann recibieron con esperanza la decisión de la fiscalía portuguesa. "Son noticias muy positivas, muy alentadoras. Significa que pueden quedarse en Reino Unido y seguir con su campaña tanto para limpiar su nombre como para encontrar a su hija", dijo el jueves su portavoz, Clarence Mitchell.