El actor Imanol Arias ha afirmado este miércoles al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno que es consciente de su error de haber defraudado a Hacienda y que su voluntad ahora es abonar hasta el último céntimo a la mayor brevedad posible, y ha reconocido que en 2012 usó dinero de Suiza para una ampliación de capital de su empresa.

Arias ha declarado durante una hora ante el juez por un supuesto fraude fiscal de 2,1 millones de euros a través de sociedades instrumentales del despacho Nummaria, un bufete en el que, ha dicho al magistrado, confiaba plenamente porque es muy conocido y tiene muy buena fama

Según ha explicado, varios compañeros de profesión ya eran clientes del despacho, e incluso le pedían que les recomendara para poder contratar al bufete, investigado a su vez por un presunto fraude de 25 millones de euros.

Él se enteró de que habría cometido un delito fiscal cuando comenzó el procedimiento penal contra Nummaria y creía que todo lo que había hecho el bufete era legal, ha dicho. De hecho, ha relatado que una vez al año acudía al despacho y pedía siempre que todo se hiciera dentro de la legalidad.

Dinero en Suiza por "inversiones del pasado"

Durante el juicio, ha reconocido que en 2012 usó 290.000 euros que tenía en Suiza para ampliar el capital de su empresa 11T'Ai Creaciones, un dinero que ha achacado a una inversión hecha en el pasado.

Según un informe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de Hacienda aportado a la causa, esta ampliación se hizo en noviembre de 2012 y por un valor total de 790.000 euros.

La suscribió el actor, que pagó 500.000 euros en efectivo, y la sociedad británica Winfield Limited, que puso 290.000 euros mediante la compensación de un préstamo concedido en marzo de 2012.

La ONIF destaca en el informe que en 2011 y 2012 T'Ai Creaciones tuvo entradas de divisas procedentes de Suiza por un importe total de 290.000 euros y las relaciona con esta ampliación de capital, aspecto que este miércoles ha confirmado el actor.

Arias ha dicho que efectivamente ese dinero proveniente de Suiza era suyo y, preguntado por el fiscal por su origen, ha explicado que lo tenía gracias a una inversión que hizo en 1998, que no ha especificado.

El protagonista de "Cuéntame" también ha reconocido que tiene dinero en una Sociedad de Inversión de Capital Variable (SICAV).

Durante el interrogatorio, el fiscal anticorrupción le ha preguntado si sabía cuánto pagaba de impuesto por los 1,4 millones de euros que ganaba cada año y ha respondido que alrededor de 200.000 euros, IVA incluido.

En ese momento, el representante del ministerio público le ha cuestionado si le parecía que esa cantidad era correcta, a lo que ha contestado que creía que sí lo era, achacando al asesor fiscal e inspector de Hacienda Fernando Peña la elección del sistema utilizado.

Llegada a la Audiencia Nacional

El protagonista de Cuéntame cómo pasó estaba citado a declarar a las 10 de la mañana y ha llegado un cuarto de hora antes a la sede del Tribunal de la calle Génova acompañado de su abogada, Dolores Márquez de Prado, esposa del letrado y exfiscal Javier Gómez de Liaño.

Ambos se han bajado de un coche y se han dirigido directamente a la puerta de la Audiencia Nacional sin atender a los medios de comunicación que le esperaban, aunque justo antes de entrar en el edificio el actor se ha girado y ha hecho un gesto de saludo a los periodistas.

Su declaración se produce después de que el pasado día 15 compareciera su compañera de reparto Ana Duato, imputada por el mismo delito y en relación al mismo bufete y que dijo no encargarse de las cuestiones fiscales, que tenía delegadas en Nummaria.

Al día siguiente declaró la hermana de Imanol Arias, Ana Isabel Arias, todos dentro de la causa contra una veintena de personas relacionadas con el despacho por crear entramados internacionales para facilitar la evasión fiscal de sus clientes con sociedades instrumentales en el Reino Unido y Costa Rica.

Empresas en el Reino Unido

La imputación de la pareja protagonista de Cuéntame cómo pasó se basa en una querella de la Fiscalía Anticorrupción en la que se detalla que, según cálculos iniciales de la Agencia Tributaria, Imanol Arias cometió un fraude de 2.188.712 euros a Hacienda entre 2010 y 2014, mientras que Ana Duato defraudó supuestamente 794.388 euros.

Lo hicieron a través de un sistema creado por Nummaria valiéndose de las llamadas Agrupaciones Europeas de Interés Económico (AEIE), un tipo de empresas ideadas por la Unión Europea que se asemeja a las Uniones Temporales de Empresas (UTE) españolas.

Se trata de la alianza de un conjunto de empresas de diferentes países para llevar a cabo un proyecto común. En este caso, Nummaria usó empresas en el Reino Unido que se aliaban con sociedades españolas de los querellados formando una AEIE fraudulenta.

La realidad es que las empresas españolas aportaban todo el capital a la AEIE y las inglesas no aportaban nada, pero luego los "beneficios" de una actividad que no existía se repartían en torno a un 80% para la empresa del Reino Unido y un 20% para la española, con lo que lo que se conseguía evadir todo ese dinero para no tributarlo en España.

En el caso de Imanol Arias, creó una AEIE llamada Leitmotif Projects formada por la española 11 T'Ai Creaciones SL y la inglesa Rosedale Limited (en la que participó su hermana, Ana Isabel Arias), la cual estaba participada por las costarricenses Aljayman Holding SA y Landon Corporation SA.