Ejemplar de avispa asiática
Ejemplar de avispa asiática EP/GOBIERNO DE NAVARRA

Periodos invernales húmedos y no fríos pueden explicar que se detecte en localizaciones como Tafalla y la vuelta a las condiciones climáticas típicamente mediterráneas evitaría que se asienten o expandan esas colonias, ha explicado en un comunicado el Ejecutivo foral.

Esta especie, considerada plaga en España, no es especialmente peligrosa para la salud humana. El veneno de estas avispas no es más tóxico que el de las especies locales, aunque sí produce daños en la población de abejas que todavía no se han podido cuantificar.

Se trata de un avispón, convertido en "una especie invasora de éxito porque se ha encontrado en un entorno propicio y sin predadores". Según indica el personal técnico del Gobierno, "ha venido para quedarse, como otras muchas plagas". El avispón se ha instalado en Baztan y la regata del Bidasoa y, en menor medida, en las zonas bajas de la Ultzama, Sakana, Cuenca de Pamplona, Valle de Elorz y Erro.

El Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local trabaja en colaboración con otras comunidades autónomas afectadas en métodos experimentales de detección y erradicación. A pesar de ello, personas expertas coinciden en señalar que, de momento, "es imposible erradicar a la invasora", pero aspiran a "mantener un nivel bajo" que no haga más daño a las colmenas.

La avispa asiática Vespa velutina nigrithorax), se detectó por primera vez en Europa hace 11 años en el suroeste de Francia. Probablemente, viajó junto con mercancías chinas y desde entonces no ha parado de colonizar su particular 'Nuevo Mundo'. En 2010 apareció en Navarra y ya se ha extendido por todo el país galo, el norte de España y Portugal. El mapa actual muestra que en Navarra su presencia aún se reduce al norte y, según los expertos, es probable que siga siendo así porque su hábitat ideal es el de grandes bosques y humedad.

El avispón asiático despierta en primavera. Las reinas hibernan en cortezas de árboles o rocas y cuando llega el buen tiempo se activan. Entonces, construyen nidos de celulosa que fabrican masticando hojas y que pueden llegar a medir cerca de un metro, casi siempre colocados en árboles a gran altura. Frente a las especies europeas, sorprende por su mayor tamaño y capacidad de proliferación. Cada nido puede llegar a tener entre 1.200 y 1.800 avispas en la época de máxima actividad, cuatro veces más que los de las avispas comunes. Las avispas llevan continuamente alimento para sus crías -las abejas pueden constituir entre un 45 y un 80% de su dieta, pero también capturan arañas, mariposas, moscas, libélulas, orugas y otros animales.

La diferencia con el nido de avispón europeo (Vespa crabro) es que el nido del avispón asiático tiene la entrada lateral situada en el tercio superior y no se aprecian las celdillas mientras que el nido del avispón europeo tiene la abertura, de mayor diámetro, en la base desde la que se aprecian las celdillas. El nido del avispón europeo (Vespa crabro) suele ser construido en un tronco hueco o en un refugio, a veces en el suelo, pero nunca en la parte superior de los árboles altos.

En caso de localizar un nido, se deberá llamar al 112 o al teléfono de Guarderío. Si está en terreno urbano se recomienda comunicar al Ayuntamiento.

Es recomendable buscar los nidos a una altura de entre unos 8 y 12 metros, principalmente en árboles y ubicados por lo general no muy separados del propio tronco. Principalmente se localizan próximos a cauces.

Consulta aquí más noticias de Navarra.