Mossos d'Esquadra
Vehículos de los Mossos d'Esquadra en la sede central del cuerpo, en Sabadell (Barcelona). LLUÍS VILARÓ/ACN

Los sindicatos de los Mossos d'Esquadra han pedido durante la mañana de este miércoles que el Parlament confíe en la policía y les autorice a utilizar las pistolas eléctricas en casos de reducciones policiales complejas sin una regulación "estricta", y también en casos de personas drogadas o con problemas mentales.

En una nueva sesión del grupo de trabajo del Parlament para evaluar la idoneidad de las pistolas eléctricas, están compareciendo en la cámara catalana representantes de todos los sindicatos de los Mossos, que han cerrado filas con la cúpula del cuerpo y la conselleria de Interior para reivindicar el uso de estas herramientas y evitar el cuerpo a cuerpo en reducciones complejas.

El Síndic de Greuges se ampara en las organizaciones internacionales de defensa de los Derechos HumanosLos sindicatos han pedido que el uso de las pistolas eléctricas vaya más allá de las limitaciones que defiende el Síndic de Greuges, que se ampara en las organizaciones internacionales de defensa de los Derechos Humanos para desaconsejarla en personas vulnerables, con dolencias cardíacas, con problemas mentales o bajo los efectos del alcohol o las drogas.

El secretario general del Sindicado de Mandos de los Mossos d'Esquadra (SICME), Jordi Dalmau, ha sido muy gráfico en este sentido al pedir que la regulación del uso de las pistolas eléctricas no sea "estricta", porque pese a que debe haber "marcos legales clarísimos", entiende que no se puede regular "cada situación".

"No se puede regular ni limitar el poder discrecional de la policía. Los agentes tienen que estar éticamente preparados. Entendemos que es una cuestión de confianza en la policía. Les pido que confíen en la policía, porque estamos convencidos que las pistolas eléctricas son una buena herramienta", ha indicado Dalmau

Consulta aquí más noticias de Barcelona.