Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
Los candidatos a la Presidencia del Gobierno de Ciudadanos, Albert Rivera (i); PSOE, Pedro Sánchez (c); y Podemos, Pablo Iglesias (d), en el debate digital organizado por el periódico El País, en el que figura un atril vacío ante la negativa de Mariano Rajoy (PP) a participar. EFE/JuanJo Martín

Los candidatos a presidente del Gobierno de PSOE, Pedro Sánchez; Ciudadanos, Albert Rivera; y Podemos, Pablo Iglesias, han celebrado su primer debate electoral -organizado por El País- en ausencia de su rival del PP, Mariano Rajoy.

El debate ha arrancado con un análisis de los tres candidatos de la situación internacional frente al terrorismo, donde han coincidido en la importancia de la unidad para enfrentar el terrorismo yihadista, aunque Iglesias ha remarcado en su primera intervención su postura contraria al bombardeo de las posiciones de Dáesh (acrónimo del Estado Islámico en árabe) en Siria y acusando a Pedro Sánchez de no estar a la altura del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Tanto Sánchez como Rivera han invitado a Pablo Iglesias a sumarse al pacto antiyihadista, en el que Podemos sólo participa como observador, y han puesto el acento en que si se pudo derrotar a ETA desde la unidad también se podrá vencer al terrorismo yihadista si hay un acuerdo de todas las fuerzas democráticas.

"Tenemos que estar unidos los que creemos en la libertad", ha subrayado Albert Rivera, quien ha pedido a Podemos que no esté "de canto" en este tema.

Sánchez, por su parte, ha recordado que gracias a una ley aprobada por el Gobierno de Zapatero cualquier actuación militar española debe pasar por el Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias, quien ha asegurado que si gobierna Podemos se someterá a referéndum si España manda efectivos a combatir al yihadismo, ha abogado por cortar la financiación a Dáesh y por frenar el tráfico de armas.

Pedro Sánchez y Albert Rivera han protagonizado el primer rifirrafe

Los candidatos de PSOE y Ciudadanos han protagonizado el primer rifirrafe al rechazar el líder socialista el contrato único que propone el de Ciudadanos y equiparar éste el modelo laboral de José Luis Rodríguez Zapatero con el de Mariano Rajoy.

Debemos relajar el tono porque nos queda una hora de debate (Pablo Iglesias)

"Es exactamente igual de malo el modelo laboral de Zapatero que el de Rajoy: paro, paro y más paro", ha espetado Rivera a Sánchez, a lo que éste ha replicado que durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez-Zapatero la tasa de paro era del 8 por ciento.

El candidato socialista ha acusado a su vez al de Ciudadanos de "plantear una vuelta de tuerca más a la reforma laboral" del PP. "La derecha de Albert Rivera defiende que cuanto antes te despiden menos cuesta despedir", ha recalcado.

"Mi propuesta es derogar la reforma laboral ¿la tuya, cuál es? ¿precarizar con el contrato único?", le ha dicho, mientras Rivera insistía en que él es el único que hace propuestas, mientras que el PP y el PSOE "son lo mismo".

"No podemos volver a la locura de PP y PSOE y a más del 20% de parto estructural", ha aseverado Rivera entre interrupciones de Sánchez.
El candidato de Podemos, por su parte, ha terciado en el momento de mayor tensión llamando a ambos a "relajar el tono porque nos queda una hora de debate".

Iglesias: Si sigue Rajoy se va a querer ir de España hasta Valladolid

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha prometido que si llega al gobierno facilitará un referéndum en Cataluña, convencido de que buena parte de los independentistas catalanes lo son por las políticas del PP. "Si sigue Rajoy cuatro años más, se va a querer ir de España hasta Valladolid".

Si sigue Rajoy cuatro años más, se va a querer ir de España hasta Valladolid

Y precisamente Rajoy ha estado muy presente en el debate, en el que los aspirantes se han enzarzado a cuenta de la propuesta territorial de cada uno, pese a que han coincidido, sin embargo, en que el modelo del PP no es el que necesita España.

Iglesias quiere que haya un referéndum en Cataluña porque tiene la seguridad de que la mayor parte de los independentistas en realidad lo son como consecuencia de las políticas del PP, hasta el punto de que ha ironizado al señalar que si sigue gobernando Rajoy cuatro años más "se va a querer ir de España hasta Valladolid".

Tanto Sánchez como Rivera han descartado el referéndum y el líder del PSOE incluso ha recordado que ninguna Constitución del mundo permite el derecho de autodeterminación, que es lo que significa, a su juicio, permitir una consulta en la que los catalanes decidan si quieren seguir en España o no.

Sánchez ha apostillado que sí hubo una que hablaba de ese derecho, la de la extinta URSS, lo que ha sido respondido por Iglesias acusando a los socialistas de recurrir a "argumentos propios de la caverna mediática".

Ambos también han tenido otro rifirrafe por el apoyo de Podemos al gobierno de Geroa Bai en Navarra, que a su vez ha pactado con Bildu, mientras que Rivera también se ha quejado de que la plataforma en la que está integrado el partido de Iglesias en Cataluña haya facilitado que Carme Forcadell sea presidenta del Parlament.

En otro momento del debate, Sánchez y Rivera se han cruzado duros reproches, después de que el dirigente de Ciudadanos le echara en cara los pactos de los socialistas en algunas localidades catalanas con partidos que defienden el secesionismo.

No me llames independentista porque yo a ti no te llamo de extrema derecha

"A mí no me llames independentista porque yo a ti no te llamo de extrema derecha por haber pactado en 2009 con un partido que se llamaba Libertas", he ha replicado Sánchez.

Iglesias ha terciado en la polémica con una ironía: "No estoy de acuerdo con que Rivera sea de derechas; Rivera es de lo que haga falta", ha dicho.

En este bloque, Sánchez ha insistido en la reforma constitucional como herramienta para buscar un encaje en Cataluña y por el diálogo político frente al "inmovilismo" de Rajoy o el "independentismo" de Artur Mas.