Rusia reconoció este martes que el avión ruso que se estrelló en Egipto con 224 personas a bordo explotó debido a una bomba colocada por terroristas. "En el vuelo explotó un artefacto casero de una potencia equivalente a 1,5 kilogramos de TNT. Como resultado, el avión se desintegró en el aire, lo que explica por qué las piezas del fuselaje están diseminadas ampliamente", informó el jefe del Servicio Federal de Información (FSB, antiguo KGB), Alexánder Bortnikov.

"Puedo decir que fue un atentado terrorista", señaló Bortnikov, en una reunión del Consejo de Seguridad nacional con Putin, de la que la televisión estatal mostró extractos.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió a posibles cómplices de los autores de que el peso de la ley también caerá sobre ellos. "Todos aquellos que intenten ayudar a los criminales deben saber que las consecuencias de intentarlo caerán totalmente sobre ellos. Pido a nuestros servicios especiales concentrarse en este trabajo", señaló, en la reunión dedicada a informar sobre los resultados de la investigación.

Ofrecen 50 millones de dólares de recompensa a quien ofrezca información sobre los autores

En un comunicado aparte, el FSB anunció que ofrece 50 millones de dólares de recompensa a quien pueda ofrecer información sobre los autores del atentado.

El avión de la compañía MetroJet se estrelló 23 minutos después de despegar de la localidad turística de Sharm el Sheij con destino a San Petersburgo, lo que causó la muerte de todos sus ocupantes.

Desde el principio, los servicio de seguridad del Reino Unido y EE UU sospecharon que se trató de un atentado, pero Rusia no lo había reconocido, aunque suspendió todos los vuelos a Egipto pocos días después de la catástrofe.

Egipto aún no confirma las causas del siniestro

El primer ministro egipcio, Sherif Ismail, dijo este martes en una rueda de prensa en la ciudad turística de Sharm al Sheij que todavía no puede confirmar las causas del siniestro del avión ruso.

Por su parte, el ministro egipcio de Aviación Civil, Husam Kamal, afirmó que la Comisión de Investigación internacional liderada por su país aún no ha confirmado los motivos del accidente y que las causas serán anunciadas "de inmediato" cuando sean confirmadas.

Los empleados del aeropuerto, bajo sospecha

Las autoridades egipcias tienen detenidos a dos empleados del aeropuerto de Sharm el Sheij bajo la sospecha de que habrían ayudado a quienes colocaron la bomba en el interior del avión ruso siniestrado en el Sinaí, según han señalado este martes a Reuters dos fuentes de seguridad.

"Hay 17 personas detenidas, dos de ellas sospechosas de ayudar a quien quiera que colocó la bomba en el avión en el aeropuerto de Sharm el Sheij", ha señalado una de las fuentes.

Sin embargo, el Ministerio de Interior egipcio asegura que la información proporcionada por las fuentes consultadas por Reuters es "totalmente falsa" y negó que dos trabajadores del aereopuerto hayan sido detenidos.