Padres de Madeleine McCann
Kate y Gerry McCann muestran una imagen que recrea el aspecto que tendría su hija Madeleine, durante una rueda de prensa ofrecida en 2012 en Londres. FERNANDO ARRIZABALAGA / EFE

El caso por la desaparición de la pequeña Madeleine McCann, desparecida en Portugal en el año 2007, acaba de dar un significativo giro tras ponerse los agentes sobre la pista de un nuevo sospechoso.

Las alarmas han saltado tras la declaración hace unos días de un ciudadano alemán, Silvio S., de 32 años, que ha confesado ser el autor del secuestro, abuso sexual y asesinato de un refugiado bosnio de cuatro años que estaba con su madre realizando los trámites en una oficina de asilo de Berlín.

Scotland Yard trata de ubicar a Silvio S. en Portugal en mayo de 2007

Al parecer, Silvio S. tuvo que admitir y reconocer los hechos después de que el cuerpo del niño fuera necontrado en el maletero de su coche dentro de un baúl. Es más, el detenido facilitó a los agentes las coordenadas para que encontraran el cuerpo de otro menor, un niño de seis años, del que también habría abusado sexualmente y asesinado tras secuestrarle a principios de este verano.

Tras conocer su declaración, fuentes de Scotland Yard se pusieron en contacto con la Policía de Berlín para poder inspeccionar el pasaporte de este hombre, que cuando desapareció la pequeña Maddie tenía 24 años.

Los esfuerzos se centran ahora en poder ubicar al sospechoso en Portugal, en las fechas en las que desapareción la hija de los McCann y en las inmediaciones del complejo hotelero de Praia Da Luz donde ocurrieron los hechos en mayo de 2007.