Pío García Escudero
Pío García Escudero, en una comparecencia. EFE/Archivo

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata interroga este martes a Maica Jiménez López, secretaria del presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, por una grabación en la que implicó en el caso al presidente del Senado, Pío García Escudero, asegurando que "estaba en el ajo".

De la Mata también ha llamado a declarar a Ana Garrido, funcionaria municipal de Boadilla del Monte (Madrid), por ser la persona que grabó esa conversación, que tiene una duración de unas cuatro horas.

Igualmente están citados como testigos, a petición de las fiscales del caso, Arturo González Villarroya, hijo del exalcalde de Boadilla; Arturo González Panero, El Albondiguilla; y Fausto Cabrera Gutiérrez.

En el auto en el que De la Mata hizo estás citaciones, acordó además, a petición de la Fiscalía, la práctica de una prueba caligráfica a la esposa de El Albondiguilla, Elena Villaroya Samaniego, para comprobar la veracidad de unas firmas, en principio atribuidas a ella, en relación a las cuentas que tenía el matrimonio en Suiza.

Jiménez señaló además a otros dirigentes del PP imputados en la causa, entre ellos a BárcenasLas declaraciones de Maica Jiménez y Ana Garrido fueron solicitadas por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE), que ejerce la acusación popular, petición que contó con el visto bueno de la Fiscalía Anticorrupción.

ADADE reclamó al juez estos interrogatorios tras conocerse la grabación en la que la secretaria de Correa afirmaba que García Escudero visitaba el despacho de Correa.

En esa escucha, la secretaria de Correa en la empresa Special Events indicó que "Pío estaba metido en el ajo con Cayetana", en alusión a su secretaria, a quien acusa de recibir regalos a cambio de filtrar las llamadas.

Jiménez señaló además a otros dirigentes del PP imputados en la causa, entre ellos al extesorero Luis Bárcenas, a quien, según su testimonio, vio salir con sobres de la oficina del supuesto jefe de la trama Gürtel.

Tras conocerse la grabación, el presidente del Senado hizo público un comunicado en el que subrayó que el contenido de la misma era falso y anunció acciones legales en defensa de su honor.