Uno de los momentos más famosos protagonizados por José María Ruiz-Mateos, fallecido este lunes a los 84 años, fue su agresión al que había sido ministro de Economía, Miguel Boyer. Los hechos ocurrieron el 3 de mayo de 1989, a la salida de un juzgado madrileño. Mientras gritaba "¡Que te pego, leche!", el empresario jerezano golpeó con el puño en la cabeza al exministro socialista y le rompió las gafas.

Su enemistad con Boyer se fraguó a principios de los ochenta, cuando el entonces titular de Economía, Hacienda y Comercio durante el primer Gobierno de Felipe González, llevó a cabo la expropiación de Rumasa, holding de Ruiz-Mateos.

Conocido hasta entonces como un hombre reservado y serio, Ruiz-Mateos adoptó desde ese momento un perfil radicalmente distinto. Su lucha por mantener vivo el 'caso Rumasa' le llevó a disfrazarse de Superman, de presidiario y de anciano (por la lentitud de la Justicia). Asimismo popularizó frases e insultos ("¡Mirad como tiemblo, mirad!" o "¡Bribón!") y cargó con una cruz de penitente a la puerta de los juzgados.

Declarado en busca y captura en varias ocasiones, durante esos periodos hacía visitas relámpago a fiestas locales, burlaba a la Policía y mandaba luego las fotos a los medios de comunicación. También llegó a pagar avionetas para que paseasen pancartas por las playas en verano.

Amigo de Berlusconi (el presidente italiano le recibió en su casa cuando Ruiz-Mateos visitó el Vaticano), el empresario se prodigó también en la televisión, donde protagonizó anuncios en los que, vestido de jugador del Rayo, equipo del que fue propietario, le metía goles a un portero que representaba a Boyer, o parodiaba de forma burda la publicidad de la competencia, con escenas en las que se imitaba a Isabel Preysler, la mujer del exministro. Ruiz-Mateos llegó incluso a aparecer en programas humorísticos como el de Cruz y Raya.

Tras crear el partido político Agrupación Ruiz-Mateos, el empresario fue capaz de lograr más de 600.000 votos en las elecciones al Parlamento Europeo de 1989, lo que le dio dos escaños. Fue eurodiputado hasta 1994.