La Audiencia de Málaga juzga al presunto asesino en serie de la Costa del Sol.
El presunto asesino en serie de la Costa del Sol y su expareja durante el juicio celebrado en Málaga. Jorge Zapata / EFE

El presunto asesino en serie de la Costa del Sol ha negado hoy haber matado a tres mujeres en menos de dos meses en 2011 en las localidades malagueñas de Mijas y Marbella.

El juicio ha comenzado y en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Málaga y en el banquillo de los acusados también ha estado sentada la que fuera su pareja por un delito continuado de estafa por el que se le pide tres años de cárcel.

El supuesto asesino, que ha negado reiteradamente todos los hechos, está acusado de un delito de asesinato, dos de homicidio, dos robos con violencia en casa habitada, falsedad documental y contra la seguridad vial.

El supuesto asesino está acusado de un delito de asesinato, dos de homicidio, dos robos con violencia en casa, falsedad documental y contra la seguridad vial Durante su declaración ha insistido en que lo recogido en las declaraciones ante la Policía, donde reconoció algunas muertes, no se corresponde con la verdad, ya que, según ha dicho, fue maltratado física y psicológicamente por los agentes.

Lo único que ha admitido es que, tras cumplir condena en Alemania por homicidio y robo, se vino a España con una identidad falsa.

Ha explicado que solía contratar los servicios de prostitutas y que no recuerda si conocía a las víctimas.

Según la Fiscalía, en los tres crímenes el acusado, de 46 años y de nacionalidad alemana, había contactado previamente con las mujeres por teléfono, bien para servicios de carácter sexual o como masajista.

El primer crimen ocurrió el 10 de agosto de 2011 en el complejo Alhamar, en Mijas Costa, donde residía la mujer, de 45 años, con la que había contactado para la prestación de servicios sexuales.

Una vez en el interior de la vivienda, el acusado, siempre según la versión del fiscal, le asestó 18 puñaladas y luego le hizo un nudo en el cuello con una funda de almohada.

La mujer, de origen argentino, murió, y el acusado se llevó dinero, dos teléfonos y varias tarjetas de crédito.

Ese mismo día fue con su pareja, también acusada, a una sucursal bancaria donde ella, sabiendo que la tarjeta era ajena, hizo cinco extracciones por valor de 200 euros cada una con cargo a la cuenta corriente del hijo de la fallecida.

"Nunca supo nada"

El fiscal, en su relato de hechos, señala que no ha quedado acreditado que la pareja tuviera participación alguna en la muerte de la mujer y durante su declaración la mujer ha explicado que nunca supo nada.

Unos días más tarde, entre el 26 y 27 de agosto, el acusado fue al domicilio de una mujer alemana de 49 años, también en Mijas-Costa, con quien previamente había concertado una cita telefónica a fin de obtener sus servicios como masajista, y allí la golpeó con un objeto cortante, lo que le causó heridas mortales.

Servicios sexuales

El último crimen lo cometió presuntamente el 9 de septiembre cuando fue a la vivienda en Marbella de otra mujer ecuatoriana de 47 años, con la que había contactado para concertar una cita para la prestación de servicios sexuales.

Una vez dentro, la maniató y le asestó al menos 18 golpes con un objeto cortante, que le causó la muerte, tras lo que se apoderó de tarjetas bancarias.
Ese mismo día fue también con su pareja para que ella realizara varias extracciones, aunque no pudieron pese a los múltiples intentos en varios cajeros de distintas entidades bancarias.

Consulta aquí más noticias de Málaga.