Intento de salto en Melilla
Una veintena de inmigrantes continúan subidos a la valla de Melilla, en una zona muy próxima al puesto fronterizo de Barrio Chino, ante un fuerte despliegue de la Guardia Civil, tras el intento de entrada registrado hoy, en el que alrededor de treinta subsaharianos han conseguido acceder a la ciudad autónoma. F.G. Guerrero / EFE

Unos 35 inmigrantes subsaharianos ha conseguido acceder a Melilla en un nuevo salto a la valla fronteriza que se ha producido poco antes de las siete de la mañana y en la que han participado un centenar de personas. La Policía estima que intentaron la entrada en el territorio español un grupo de unas cien personas.

Otro grupo de 15 personas se encaramaron a la valla, donde estuvieron ante un fuerte despliegue policial durante más de cinco horas. Finalmente, bajaron y las fuerzas auxiliares de Marruecos se han hecho cargo de todos ellos pasado el mediodía  al considerarse que no han logrado pasar a territorio español.

Los veinte que han logrado el salto van hacia el CETI escoltados por la PolicíaLos inmigrantes que accedieron a suelo español se dirigieron al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad escoltados por la Policía. A diferencia de otras ocasiones, los subsaharianos han llegado más tranquilos, casi caminando, y a las puertas del centro no se encontraban esperándoles sus compatriotas, como sí ha ocurrido otras veces.  Eso sí, poco más tarde, ya en el interior del CETI, a lo lejos, se han oído los tradicionales gritos de júbilo y de alegría, al recibir a los recién llegados.

De los inmigrantes que han llegado al CETI, tres se quejan de dolores en las piernas, por lo que serán trasladados al Hospital Comarcal para ser explorados, según las fuentes.

Las malas condiciones meteorológicas que afectan este jueves a Melilla han imposibilitado la salida del helicóptero de la Guardia Civil, fundamental en labores de vigilancia fronteriza. La Policía cree que los inmigrantes intentaron aprovechar el mal tiempo para cruzar.

Es la primera entrada de inmigrantes por la valla, después de que Marruecos desmantelara los asentamientos de inmigrantes ubicados, sobre todo, en el monte Gurugú y en las localidades próximas a Melilla. En el último salto, de hace nueve días, los 40 inmigrantes que consiguieron acceder a Melilla lo hicieron por la misma zona del Barrio Chino, el lugar elegido por los inmigrantes para las últimas entradas por la proximidad a la valla de una serie de viviendas, en el lado marroquí, facilita a los subsaharianos poder esconderse.