Gregorio Castillo
Fotografía de archivo tomada el 14/04/2006 del director general de Seguridad Ciudadana de Melilla, Gregorio Castillo. EFE/ARCHIVO/Laureano Valladolid

La Guardia Civil ha detenido a 14 personas en Melilla, Málaga, Madrid y Las Palmas de Gran Canaria relacionadas con una trama de corrupción en la adjudicación de contratos públicos, que investiga presuntos delitos contra la administración pública, blanqueo de capitales y falsedad documental.

Según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil, se prevé la detención de otra persona, por lo que el número total de detenidos ascenderá finalmente a quince, a los que se sumarán otros implicados, a los que se citará en los próximos días como imputados. Entre los arrestados figuran empresarios y algún funcionario de la administración melillense, como el director general de Seguridad Ciudadana de Melilla, Gregorio Castillo.

Figuran también algún funcionario y responsables de empresas relacionadas con el ámbito del agua y la seguridadCastillo, que es Policía Nacional de profesión, es muy conocido en el ámbito social melillense por su vinculación con las cofradías, en una de las cuales ocupa el cargo de gestor delegado. En la lista de detenidos figuran, además del número dos de la Consejería de Seguridad Ciudadana, algún funcionario y responsables de empresas relacionadas con el ámbito del agua y la seguridad.

La denominada operación Tosca, desarrollada por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, en concreto del Grupo de Delitos contra la Administración, es la continuación de una investigación iniciada en el año 2013 y relacionada con delitos contra la salud pública y blanqueo de capitales.

En dicha actuación, se intervino diversa documentación que evidenciaba "el desvío de fondos públicos y otros actos de corrupción en procedimientos de adjudicación de contratos públicos dentro de la Ciudad Autónoma de Melilla", y que dio origen a la operación Ópera.

Tras estas primeras actuaciones, que conllevaron detenciones de altos cargos de la ciudad autónoma, entre ellos la del consejero de Medio Ambiente, José Ángel Pérez Calabuig, así como registros en distintas consejerías, a finales del año 2013, la UCO se hizo cargo de la investigación.

Procesos de contratación viciados

Meses más tarde, en febrero de 2014, se realizaron nuevos registros en dependencias públicas de la ciudad autónoma, así como en sociedades mercantiles vinculadas a los contratos investigados y en registros particulares.

Tras el análisis de la documentación intervenida en estos últimos registros, se detectó la existencia de varias personas que fraudulentamente gestionaban fondos públicos en connivencia con funcionarios, cargos públicos y directivos de distintas empresas. Esto, según la Guardia Civil, viciaba los procesos de contratación, anteponiendo intereses personales o empresariales al interés general.

"De estos desvíos de fondos y adjudicaciones de contratos, se habrían beneficiado económicamente las sociedades investigadas adjudicatarias de los contratos, detectándose igualmente la obtención de beneficios por parte de algunos de los funcionarios y cargos públicos", afirma el instituto armado.

En la operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 4 de Melilla y la Fiscalía de la ciudad autónoma, además de los agentes de la UCO están participando agentes de las provincias donde se han llevado a cabo las detenciones.


Castillo, que es Policía Nacional de profesión, es muy conocido en el ámbito social melillense por su vinculación con las cofradías, en una de las cuales ocupa el cargo de gestor delegado.

En la lista de detenidos figuran, además del número dos de la Consejería de Seguridad Ciudadana, algún funcionario y responsables de empresas relacionadas con el ámbito del agua y la seguridad.