Radar en el Paseo de la Castellana
Nuevo radar en el Paseo de la Castellana de Madrid, a la altura del Hospital La Paz. JORGE PARÍS

Los conductores que circulen por la ciudad de Madrid tendrán que ser más precavidos en 2015. El Ayuntamiento de Madrid estrenará durante la primera semana del año dos nuevos radares de velocidad que multarán a todos aquellos que superen los 50 km/h en sendos puntos clave de la capital.

El primer cinemómetro está situado en el acceso por la carretera A-42. El control, advertido mediante señales verticales, se levanta sobre un poste a 300 metros de la Plaza Elíptica, ya en el Paseo de Santa María de la Cabeza y a la altura de la Colonia Moscardó, en sentido entrada.

Los radares se colocan en zonas donde el límtie de velocidad se incumple de forma constanteSu presencia servirá para obligar a los vehículos a adaptarse a la velocidad urbana mucho antes que en la actualidad, ya que en este tramo se superan ampliamente los 70 km/h.

El segundo aparato ha sido instalado para controlar el carril izquierdo en sentido salida del Paseo de la Castellana, a la altura del Hospital La Paz, otro recorrido donde los conductores tienden a acelerar para acortar el tiempo de  conexión con la M-11, la M-30 y la M-607.

A estos dos hay que unirles una tercera máquina, el radar multicarril que ya está en funcionamiento en el túnel oeste de la M-30, a la altura de la incorporación desde el Puente de Segovia, un aparato capaz de controlar a los coches, furgonetas, camiones o motocicletas que transiten por cualquiera de los cuatro carriles de la vía.

Más controles de velocidad

Con estos, Madrid ya tiene 26 radares fijos en semáforos y 27 en la M-30 y sus accesos. Además, en 2015 contará con 6 aparatos móviles, uno más que en 2014 tras la compra de un nuevo equipo por valor de 21.780 euros.

Con su adquisición, el Ayuntamiento prevé realizar 25.000 controles de velocidad (5.000 más) y supervisar 600 lugares de alta siniestralidad o ubicaciones de alta importancia para la seguridad vial, 200 más que en el presente ejercicio.

En total, el Consistorio espera alcanzar los 560.000 expedientes por infracciones de circulación, los mismos que en 2014, con un ratio de 866 por agente. En este apartado habrá 60.000 propuestas de sanción específicamente vinculadas a la seguridad vial, unas 20.000 menos, debido al ajuste de las previsiones.

Consulta aquí más noticias de Madrid.