Destrozo de urnas, colegios que no se abren, boicots y pintadas: incidentes del 9-N

Un grupo de ultras destruye a patadas una de las urnas colocadas en la Escuela de Hostelería de Girona para la consulta del 9-N. Foto cedida por 'Nació Digital'.
Un grupo de ultras destruye a patadas una de las urnas colocadas en la Escuela de Hostelería de Girona para la consulta del 9-N. Foto cedida por 'Nació Digital'.
Carles Palacios

A pesar de que la tónica general de la jornada del 9-N, en la que los catalanes estaban llamados a participar en la consulta soberanista propuesta por la Generalitat, ha sido la tranquilidad y el civismo, se han producido algunos incidentes y se han vivido algunos momentos de tensión.

El incidente más violento se ha producido cuando cinco encapuchados irrumpieron este domingo en la Escuela de Hostelería de Girona entre gritos de 'Viva España', y rompieron una urna a patadas, aunque los organizadores del proceso participativo han podido volver a montarla para seguir utilizándola, según han explicado testigos presenciales.

Los agresores han hecho la cola con el resto de personas que iban a participar y, al entrar en el local, sobre las 11.30 horas, han roto platos y objetos de la escuela y se han tapado los rostros con un pasamontañas. Las personas que estaban en el punto de participación han tratado de detener a los encapuchados y finalmente han retenido a varios de ellos. Los Mossos d'Esquadra han detenido a los cinco encapuchados, de entre 21 y 34 años, a los que les imputan delitos de lesiones, daños y desorden público.

Posteriormente ha sido puestos en libertad con cargos y a la espera de ser citados judicialmente. Según han informado fuentes de la policía catalana, uno es vecino de Girona y de los otros cuatro consta domicilio en los municipios gerundenses de Sant Hilari Sacalm, Les Planes d'Hostoles, Vilafant i Vilajuïga.

Por otro lado, dos puntos de votación situados en el distrito de Horta-Guinardó de Barcelona han amanecido con silicona en la cerradura de la puerta, en un intento de boicoteo de este 9 de noviembre, que ha sido solventado, según fuentes del Govern.

No se ha podido abrir sin embargo el IES Pedraforca de L'Hospitalet de Llobregat, situado en el barrio de La Florida, cuya directora se ha negado a entregar las llaves del centro, que este domingo estaba previsto que se convirtiera en un punto de participación del 9-N, lo que ha obligado a cambiar el espacio de votación a la Escuela Sant Jaume del barrio de La Torrassa.

Un voluntario se ha encargado este domingo de informar de que no se había podido abrir el instituto porque el responsable de las llaves no había acudido y dirigía a los ciudadanos a la Escola Sant Jaume, donde el proceso se desarrolló con normalidad.

La fachada del Ayuntamiento de Pontons (Barcelona), gobernado por el PPC y uno de los cinco municipios catalanes cuyo consistorio no ha cedido ningún local municipal para el 9-N (junto a Arras, Bausen y Canejan y Horta de Sant Joan), apareció con pintadas con simbología independentista y acusaciones de "fascistas". Las pintadas han aparecido junto a la puerta principal del consistorio, cuyo alcalde, Lluís Caldentey, consideró que no debía ceder ningún local porque la convocatoria no tiene validez jurídica.

En un comunicado, el PP catalán ha condenado de forma "firme y rotunda el ataque vandálico de gente intolerante y antidemocrática", y ha subrayado que lo único que ha hecho el primer edil es cumplir la legalidad acatando la suspensión del Tribunal Constitucional (TC) del proceso participativo.

"Es intolerable que en democracia se sufran ataques por cumplir la ley", han lamentado los populares, que han pedido al resto de partidos sumarse a la condena y rechazar que hayan aparecido dos 'estelades' pintadas en la fachada, acompañadas por las leyendas '9N', 'Pontons votará', 'Independencia' y 'Fascistas'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento