Seis personas fueron ingresadas este jueves en España ante las sospechas de que pudieran padecer ébola. Cuatro de ellas presentaban un cuadro febril y las otras dos —asintomáticas— fueron ingresadas por precaución al haber estado en contacto con uno de los afectados anteriores, considerado de "alto riesgo" al haber llegado hace ocho días de Sierra Leona, donde trató a enfermos de ébola.

El primer caso es el de un misionero español que este jueves por la tarde presentó los primeros síntomas, con más de 37 de fiebre [aunque su ingreso no se produjo hasta medianoche], según confirmaron a 20 minutos fuentes de la orden de San Juan de Dios, la misma a la que pertenecían los dos religiosos fallecidos, Miguel Pajares y Manuel García Viejo.

Este religioso —del que no quisieron facilitar el nombre—  pasó "toda su vida en África", contaron, pero habría regresado a España "hace unos años". Ahora, tras la muerte de sus compañeros "quiso volver" para "ver la situación en persona", por lo que viajó a Liberia. Al parecer, este misionero ha estado en Liberia "como mucho un mes", dice uno de sus hermanos. 

El siguiente caso es uno de los 68 contactos de bajo riesgo de Teresa, la auxiliar contagiada. El paciente presentaba una fiebre superior a 37,7 grados y fue ingresado también en el Carlos III. Según trascendió, se trata de un paciente que viajó en la misma ambulancia que se utilizó para trasladar a Teresa desde su domicilio hasta el hospital de Alcorcón, ya que ese vehículo se siguió utilizando hasta en siete ocasiones más después de trasladarla.

El tercer ingreso del día fue un pasajero de un vuelo de Air France que llegó a Madrid procedente de París. El hombre -que previamente venía de Lagos (Nigeria)- fue trasladado al Carlos III al presentar fiebre y temblores durante el viaje. El aeropuerto Adolfo Suárez activó el protocolo de seguridad e inmovilizó el avión en una zona de la terminal 2. En el avión viajaban 163 personas y todos pudieron abandonar la nave.

El último caso se produjo en Canarias, donde la Consejería de Sanidad anunció el ingreso de tres casos de "alto riesgo" en el hospital de La Candelaria de Tenerife. Se trata de un médico de Cruz Roja con fiebre que regresó hace ocho días de Sierra Leona y de las dos personas que convivían con él —su mujer y su hijo—, que fueron ingresadas sin síntomas pero como medida de precaución.

Los test de ébola realizados a dos de estas personas —el conductor de la ambulancia y el pasajero de Barajas— que presentaban fiebre dieron negativo en la madrugada de este viernes. Los test TCR para determinar si los pacientes padecen ébola deberán repetirse dentro de 72 horas, por lo que ambos siguen ingresados en el hospital Carlos III de Madrid. Los test TCR son realizados en el Centro Nacional de Microbiología, que depende del hospital Carlos III, de Madrid.

Teresa Romero mejora

No conviene lanzar las campanas al vuelo El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, explicó por otro lado que hay motivos para la esperanza con respecto a la evolución de la auxiliar de enfermería Teresa Romero "pero no conviene lanzar las campanas al vuelo". "La paciente sigue estable, la carga viral parece que se ha reducido, lo que implica que, a prioi, el sistema inmune de la paciente está siendo capaz de controlar la infección", ha indicado.

Simón ha señalado que también "parece que va mejorando" la afección de los órganos que se habían visto afectados, pero -ha añadido- "en una enfermedad de este tipo hay que ser cautos hasta el último momento".

 En la reunión del comité se hablado también de la formación para reciclar a los profesionales sanitarios que ya habían recibido estos cursos en el hospital Carlos III de Madrid. Asimismo se formará a nuevo personal que se ha incorporado al hospital y que puede que tenga participar en el tratamiento a sospechosos, en investigación o confirmados de ébola con la previsión de que, si en un futuro hubiera un incremento de casos, exista personal preparado. Los cursos van a incluir la preparación de formadores para que se puedan estandarizar en todas las comunidades autónomas los aspectos básicos del tratamiento de los pacientes de ébola y su manejo, así como el uso de los trajes de protección.

Además se va a estudiar la comodidad de los trajes para identificar cuáles permiten trabajar de forma mas cómoda. Simón se ha referido también a las condiciones de trabajo de los sanitarios que atienden a Teresa Romero, que han manifestado su malestar por tener que hacerlo con las persianas bajadas. Ha subrayado que la luz es importante en la calidad de vida de la paciente y porque la luz ultravioleta mejora las depresiones y ha pedido a los medios de comunicación que cuiden la intimidad y confidencialidad de Teresa Romero.

Todo los contactos que tuvieran contacto con el misionero fallecido del 25 de septiembre cumplen este jueves su periodo de cuarentena y podrían salir del hospital este viernes, a excepción de los que han tenido contacto con Teresa.

El estado de los "contactos de riesgo"

Estos son los 15 ingresados por "contacto de riesgo" con Teresa Romero y que Simón ha confirmado que continúan sin síntomas:

  • Javier Limón, marido de Teresa Romero. No presenta ningún síntoma y se encuentra en observación por contacto directo con la paciente. Así estará por 21 días (periodo de incubación del virus). Al afectado no se le puede realizar ningún análisis hasta que no muestre los primeros síntomas, pues el ébola tiene un periodo en el que el número de virus en el cuerpo es tan bajo que apenas se pueden detectar con tests. Aparte, es el principal sospechoso de tener el virus debido a su cercanía con Romero.

  • Cuatro médicos. Se trata de la doctora de Atención Primaria del ambulatorio de Alcorcón que atendió a Teresa Romero y un médico del Hospital de Alcorcón, el que la trató en un primer momento, que ingresaron el miércoles 8 de octubre por la noche para su observación y que están asintomáticos. Hay otros dos facultativos más ingresado por "contacto de riesgo" con Teresa Romero, también asintomático.

  • Un médico del SUMMA que atendió a Teresa Romero antes de su ingreso en el Hospital de Alcorcón, que ingresó sin síntomas.

  • Un celador del hospital de Alcorcón que no presenta síntomas.

  • Un enfermero supervisor. También sin síntomas

  • Tres peluqueras del centro donde se depiló Teresa Romero cuando ya presentaba síntomas. Ninguna de ellas presenta síntomas.

  • Tres enfermeras, sin síntomas, por contacto de riesgo con Teresa Romero o con los misioneros repatriados.

  • Una mujer del servicio de limpieza del Hospital de Alcorcón, sin síntomas.

Tres nuevos ingresos

  • Una persona, no es sanitario, que estuvo en la ambulancia con Teresa Romero. Se considera de "bajo riesgo". De momento, presenta fiebre.

  • Un misionero de la orden de San Juan de Dios que llegó de Liberia, donde estuvo en contacto con enfermos de ébola, ha ingresado en el hospital Carlos III de Madrid al presentar fiebre.

  • Un viajero procedente de Nigeria que llegó a Madrid de un vuelo con origen en País. Ingresado tras presentar fiebre y convulsiones en pleno vuelo.