Debate en el PSOE
Los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez, Eduardo Madina y Antonio Pérez Tapias (i-d), poco antes de su primer y único debate en la campaña. EFE/Zipi

Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, candidatos a liderar el PSOE, han protagonizado este lunes en la sede de Ferraz un debate inusual.

En dos horas ha habido reproches velados, anuncios inesperados, preguntas de militantes, algo de autocrítica y una estructura poco manejable con, precisamente, poco debate y bastante discurso. Las intervenciones, algunas algo largas y otras tensas por los nervios del momento, han comenzado en función del número de avales conseguidos para las candidaturas; el candidato más relajado era el tercero en discordia, "o mejor, primero en concordia", Pérez Tapias.

La moderadora, la periodista Carmen del Riego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid, ha recibido incluso un leve toque de atención por parte de uno de los aspirantes, Sánchez, al mencionar uno de los temas más calientes en el seno socialista, el de los ERE andaluces. La corrupción, de hecho, ha sido uno de los asuntos que más palabras, de reproche y condena, ha recibido.

Los temas abordados han sido varios, aunque el formato del encuentro ha impedido en algunos momentos guardan un orden. Finalmente, cuatro personas entre el público -había 99 invitados de los candidatos, 33 por cabeza- han podido preguntar. El debate, que varios medios digitales han dado en directo, se ha celebrado en la sala Ramón Rubial, la de los comités federales.

El congreso extraordinario

Una de las primeras críticas veladas entre aspirantes ha surgido en torno a la cita del próximo 13 de julio, día en el que los militantes del PSOE podrán elegir de forma directa al secretario general por primera vez, una propuesta que Madina consiguió que fuera aceptada por la dirección. Sánchez ha dicho que "un militante, un voto", no es un logro de "un compañero", que la democracia es "patrimonio de todos". Otra pulla la ha lanzado Pérez Tapias hacia el partido, tildando la "gran coalición" sugerida por algunos como una "gran trampa".

Las primarias abiertas

Es el paso siguiente a la elección de secretario general del partido y su convocatoria se decidió en un congreso anterior. Los tres candidatos se han comprometido durante el debate a que se celebren a finales de noviembre. Pérez Tapias ha reiterado que él no se presentará porque quiere defender la no acumulación de poder en el partido; Madina, por su parte, ha anunciado que no concurrirá si no sale elegido secretario general -"si salgo elegido, lo valoraré bien". Sánchez dijo en su día que sí se presentaría, aunque este lunes no lo ha confirmado.

Autocrítica y "errores"

Casi al final, pero ha sido uno de los puntos más interesantes. Uno de los militantes presentes ha preguntado a los candidatos por los principales "errores" del partido. Sánchez, en primer lugar, ha citado los "complejos" del PSOE, la reforma fiscal del primer mandato de Rodríguez Zapatero, el indulto al banquero Alfredo Sáenz, del Banco Santander, y la elección de Miguel Ángel Fernández Ordóñez como gobernador del Banco de España. Madina ha mencionado la presencia de cargos políticos en las cajas de ahorros, el ninguneo a la dación en pago, la no aprobación de "una ley de igualdad de trato" y no haber derogado el Concordato con la Santa Sede. Por último, Pérez Tapias, ha recordado "la reforma del artículo 135 de la Constitución" de 2011, no haber puesto énfasis en pedir una comisión investigación "por el asunto Bankia" y los pactos de Gobierno "a cualquier precio, como el de Ponferrada".

ERE en Andalucía

Mientras Madina y Sánchez han defendido la actuación del PSOE andaluz por haber promovido una investigación del caso, Pérez Tapias se ha lamentado porque no se asumieron responsabilidades políticas a tiempo. La manera en la que ha formulado la pregunta sobre este tema la moderadora no ha gustado del todo a Sánchez, que ha discrepado sobre la contundencia con la que la formación liderara por Susana Díaz ha afrontado este caso; ha dicho que el PSOE será el partido de la "honradez instransigente".

Casos de corrupción

Los tres han propuesto medidas contra la corrupción. Madina dice que propondrá que el Consejo de Ministros no pueda indultar en este tipo de casos, que se cree una sala especial en la Audiencia Nacional para canalizar todas las causas y que se adopte la ley de Transparencia del Reino Unido. Tanto él como Sánchez creen que un cargo del partido imputado no tendría que dimitir hasta que se abriera juicio oral contra él; Pérez Tapias, por su parte, opina que con la simple imputación sería suficiente, aunque si luego se demuestra que no tiene nada que ver, debería "volver por la puerta grande".

Consulta en Cataluña

Uno de los temas con posturas más dispares. Pedro Sánchez está en contra de cualquier consulta por el derecho a decidir, ni ilegal ni legal, y opta por una reforma de la Constitución para pasar a un sistema federa que "todos los ciudadanos" tendrían que avalar. Madina, que también defiende este modelo federal de la declaración de Granada, asegura que si fuera presidente "llamaría a Artur Mas, le diría "hablemos". Pérez Tapias sí ve un referéndum "consultivo y legal", aunque no vinculante, antes de cualquier reforma. También apuesta por reformular el sistema territorial en términos de "Estado plurinacional".

Monarquía o República

Pérez Tapias es el único que ha dicho rotundamente que está a favor de una consulta para elegir modelo de Estado -los otros dos no lo ven algo prioritario-, aunque todos han resaltado el carácter y la esencia republicanas del partido.

Puertas giratorias

Ha sido la primera pregunta de la militancia. Sánchez ha dicho que "garantizará" que no existan, "para el de enfrente y para los militantes" del PSOE. Pérez Tapias cree que son "escandalosas" y no son "éticamente defendibles". Madina opina de la misma manera, pero ha matizado que determinar incompatibilidades "sin condenar a nadie a la muerte laboral" y sin dejar de atraer "talento".

Municipales e integración

Es una de las prioridades de los tres candidatos si salen elegidos por la militancia, así como reforzar el partido. "Quiero, Eduardo, que continúes en la Ejecutiva Federal, y quiero, José Antonio, que tu estés y que la corriente de Izquierda Socialista esté representada", ha dicho Sánchez al principio del debate, expresando su voluntad de unión. Madina y Pérez Tapias también se han mostrado partidarios de la integración.

Otras propuestas

Sánchez propone acabar con la financiación y donaciones privadas superiores a 2.000 euros a los partidos. Pérez Tapias quiere que las sedes del PSOE sean "casas del pueblo" y propone que el 40% de los órganos de decisión del PSOE no puedan ser ocupados por cargos públicos del partido. Madina propone listas cremallera, de hombres y mujeres, en el conjunto de las instituciones, "cerrar" el Senado y limitar los mandatos a dos legislaturas; Sánchez, para todas las elecciones. Este último candidato asegura que promoverá una ley de muerte digna.

Gobierno de la Nación

Tanto Sánchez como Madina han coincidido en que si llegan a presidentes del Gobierno una de las cosas que harán es derogar, entre otras, la reforma laboral actual. Pérez Tapias no se va a presentar a las primarias, así que ha dicho que confía en que las medidas que tomaran cualquiera de los dos fueran en la línea de recuperar la relación con la izquierda frente a "la gran coalición" de las "derechas del mundo mundial". La lista de leyes que derogarían los candidatos es amplia: aborto, reforma de la administración local, etc.