Un total de 16.004 personas se marcharon al extranjero durante el pasado año en Castilla-La Mancha, según la Estadística de Migraciones difundida este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que revela una caída de la población en la comunidad del 0,84%. De este modo, la región perdió 17.558 habitantes en 2013, a cuyo cierre la comunidad contaba con 2.076.833 ciudadanos.

Según explica el INE, esta caída poblacional tiene entre sus factores el saldo migratorio negativo que dejó el año pasado, cuando se marcharon 9.172 personas más de las que llegaron a Castilla-La Mancha.

A nivel nacional, un total de 547.890 personas se marcharon al extranjero durante el año pasado y de ellas, 79.306 eran de nacionalidad española, según el INE, que revela una caída de la población por segundo año consecutivo: España perdió 220.130 habitantes en 2013, a cuyo cierre se contaban 46.507.760 ciudadanos.

Esta caída a nivel poblacional tiene entre sus factores el saldo migratorio negativo que dejó el año pasado, cuando se marcharon 256.849 personas más de las que llegaron a España. Esta cifra es un 80,2% mayor de la registrada en 2012 y es fruto de un descenso del 4,3% de la inmigración sumado a un aumento del 22,7 por ciento de las emigraciones.

Consulta aquí más noticias de Toledo.