Comedor escolar
Una monitora en prácticas atiende a los niños en el comedor de un colegio público. EFE

Los recortes y el malestar de los padres han provocado un aluvión de quejas de cientos de familias que se han quedado este curso sin beca de comedor pese a atravesar una situación económica complicada. El departamento de Educación del gobierno aragonés ha recibido casi 1.600 recursos de hogares que se quedaron sin la ayuda en la convocatoria previa al inicio de curso y que decidieron insistir ante la Administración en una segunda fase mediante un nuevo trámite.

Sin embargo, y según el listado publicado por el departamento de Educación, la inmensa mayoría de los recursos han sido rechazados. Solo 74 de los casi 1.600 recursos han sido tenidos en cuenta y estimados como positivos.

Para el próximo curso se mantienen los mismos requisitos y se usará la renta de 2012El resto han sido desestimados, en la mayoría de los casos por falta de documentación (muchas veces por no haber presentado un NIF o un documento acreditativo de ser familia monoparental) o por superar los límites de renta establecidos por los requisitos de la convocatoria.

Este segundo caso es el que más quejas concentra, debido a que la selección de los beneficiarios se ha hecho con las declaraciones de la renta de 2011. Los responsables de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres (Fapar) denuncian que la situación de muchas familias ha cambiado desde entonces y critican que se utilice un criterio de renta "desfasado", de hace ahora tres años, para repartir las ayudas.

"Hay casos de padres que en 2011 trabajaban y ahora están los dos en paro y necesitan esa beca", explican en Fapar. Educación argumenta que cuando se saca la convocatoria solo se pueden usar datos de declaraciones de renta ya cerradas, en este caso (la convocatoria se hizo antes de acabar campaña de 2013) correspondiente a 2011.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.