Recep Tayyip Erdogan
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. REUTERS

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido de que Turquía podría prohibir Facebook y YouTube, tras denunciar que sus enemigos políticos han abusado de ambas redes, después de las elecciones locales del próximo 30 de marzo.

No dejaremos este país a merced de YouTube y FacebookErdogan está sumiso en una disputa de poder con el clérigo Fethulá Gulen, un antiguo aliado que reside en Estados Unidos al que acusa de estar detrás de un serie de grabaciones de audio colgadas en Internet y que presuntamente ponen al descubierto la corrupción en el círculo más cercano del primer ministro.

"Estamos decididos en este asunto. No dejaremos este país a merced de  YouTube y Facebook", ha asegurado Erdogan en una entrevista a última hora del jueves en la cadena turca ATV.

Preguntado sobre la posible prohibición de estas web estaba entre las medidas previstas, ha respondido tajante que está "incluida". Según Erdogan, la publicación de sus supuestas conversaciones forma parte de una campaña para desacreditarle.

Gulen niega cualquier implicación en las grabaciones y rechaza las acusaciones de que está usando a una red de protegidos para intentar influir en la política de Turquía.

La censura Internet y las grabaciones, pasan factura

En una nueva grabación publicada el martes 4, la tercera este mes de marzo y ampliamente difundida, una voz similar a la de Erdogan trata de influir en un juicio, lo que ha vuelto a desatar una verdadera tormenta de indignación en la opinión pública.

En la conversación, volcada en el canal Youtube, la voz atribuida a Erdogan pide al entonces ministro de Justicia Sadullah Ergin que intervenga en un juicio contra un magnate de los medios para lograr su condena. El primer ministro se queja de que el juez ha sobreseído la acusación de evasión fiscal contra Aydin Dogan, dueño de un imperio mediático que ha tenido en el pasado choques con el Ejecutivo islamista de Erdogan.

Cuatro ministros han dimitido por la supuesta corrupción y se suceden las protestasEsta es la tercera grabación que apunta directamente contra el primer ministro, después de otras dos en las que, supuestamente, aconseja a su hijo sobre cómo esconder grandes sumas de dinero negro antes de una operación policial y el cobro de comisiones.

Desde que se inició a mediados de diciembre la sucesión de escándalos que salpican al Gobierno, cuatro ministros han dimitido y la fiscalía ha acusado a otros importantes cargos y allegados al poder de corrupción.

Erdogan sigue siendo el político más popular de Turquía, pero estos escándalos tocan la credibilidad de su partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), conocido por muchos simplemente como AK, que significa en turco "blanco", "limpio" o "puro", y que recuerda sus inicios como formación reformista.

Las nuevas grabaciones han causado protestas multitudinarias en varias ciudades turcas al grito de "ladrones" y "dimisión", y han convertido las municipales del 30 de marzo definitivamente en un plebiscito para Erdogan, que sigue repitiendo que todo es un "complot" contra él y su Gobierno.

Estos comicios son el inicio de un crucial ciclo electoral que continuará este verano con unas presidenciales y en 2015 con unas parlamentarias.