Las preguntas a la infanta se centrarán en su papel en Aizoon y en los negocios de su esposo

Vista de la sala F del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, donde prestará declaración la infanta Cristina ante el juez instructor del caso Nóos, José Castro.
Vista de la sala F del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, donde prestará declaración la infanta Cristina ante el juez instructor del caso Nóos, José Castro.
EFE/MONTSERRAT T DIEZ

Este sábado 8 de febrero, a las diez de la mañana, comenzará la declaración de la infanta Cristina, imputada número 41 en el 'caso Nòos'. Será la primera vez que un miembro de la familia real declare ante un juez bajo esa condición. Varias certezas y muchas dudas rodean a su comparecencia. Imponente será el dispositivo policial que rodeará a los juzgados de Palma, un despliegue valorado en 20.000 euros. Agentes antidisturbios desplazados desde Valencia harán un doble cordón de seguridad frente a los juzgados. La Policía ha recomendado a la infanta que baje en coche la ya famosa rampa de acceso. También es seguro que nadie con el acceso permitido al segundo piso de los juzgados podrá entrar a la sala con teléfono móvil. El juez Castro lo ha prohibido. Solo se podrá grabar el audio de la declaración de la infanta, no las imágenes.

De momento es una incógnita la batería de preguntas que presentarán tanto el juez, el fiscal, la defensa de la infanta y la del resto de acusados, y la acusación popular, el sindicato Manos Limpias y Frente Cívico Somos Mayoría liderado por Julio Anguita. Los abogados de la infanta ya han declarado que su defendida no responderá a las preguntas de la acusación. Los 26.000 folios del sumario y las 227 páginas del auto de imputación escrito por el juez dan mucho juego. Y proporcionan muchas pistas de qué cuestiones se van a formular sí o sí. El juez y la acusación llevarán el peso de las preguntas, teniendo en cuenta que la Fiscalía nunca apoyó la imputación de la infanta. Magistrado y acusación intentarán averiguar si la infanta cometió blanqueo de capitales y delito fiscal a través de la empresa familiar que tenía al 50% con su esposo, Aizoon, y por qué esta sociedad financió gastos personales de la infanta. O si fue cooperadora necesaria de los presuntos delitos fiscales cometidos por su marido, Iñaki Urdangarin, en el IRPF de 2007 y 2008. Estas pueden ser algunas de las preguntas.

Cómo nació Aizoon

La infanta Cristina y su marido crearon Aizoon en febrero de 2003. Ambos eran socios al 50% y cada uno aportó 1.503 euros en su constitución. La empresa nunca repartió dividendos desde que se fundó y, por tanto, ni ella ni su marido tuvieron que declarar nada en sus declaraciones de IRPF. El problema es que sí dispusieron del dinero de la empresa para varias cosas, entre ellas gastos de carácter personal que, según el juez, "disfrazaron" como gastos derivados de la actividad de la empresa aunque "ni por asomo" lo eran. El juez dice que Aizoon era una "sociedad pantalla con disfraz mercantil" y que su contabilidad "distaba mucho de ajustarse a la realidad".

1. ¿Participó activamente en la constitución de Aizoon en febrero de 2003?

2. ¿Por qué constituyó esta sociedad familiar con su marido?

3. ¿Al no dar beneficios, nunca pensó en darse de baja?

4. El notario que constituyó Aizoon declaró que el asesor fiscal de Iñaki Urdangarin le dijo que la infanta estaba en Aizoon como "escudo frente a Hacienda". ¿Qué tiene que decir al respecto?

5. ¿En qué consistía su labor en Aizoon?

6. Usted firmó varias actas de juntas de la empresa. ¿Sabía lo que firmaba?

7. ¿Por qué Aizoon no repartió nunca dividendos?

Los gastos de Aizoon

El juez Castro hizo en su auto un repaso de los distintos tipos de facturas imputadas a Aizoon, aunque reconoce que hay pagos que no constan por su cantidad reducida. Entre ellos hay: viajes, alojamientos, tiques de aparcamiento, consumiciones en bares y restaurantes (incluso del extranjero), alquiler de vehículos, gastos de tintorería, un casco de moto, muebles, una vajilla, equipamiento escolar, celebraciones familiares, cursos de salsa, asesoramiento y coaching "especialmente para Cristina", contratación de servicio doméstico, equipamiento para un "despacho fantasma", etc. Los gastos personales, dice el auto, "debieron ser declarados como rendimientos de capital inmobiliario". De hecho, la Agencia Tributaria calcula que Aizoon asumió 698.824 euros de gastos personales de la infanta e Iñaki Urdangarin. Así se obtenía una doble ventaja fiscal: la empresa pagaba menos impuestos de sociedades y la pareja pagaba menos IRPF.

Según el juez Castro, "todo indica que Doña Cristina Federica de Borbón y Grecia debió participar activamente, como no puede ser de otro modo, en la organización y presupuestos de esos eventos de incontestable afección personal, si ella no los abonó de su propio peculio y debiera saber que tampoco lo hizo su marido, no pudo pasársele por alto que lo fueron por la entidad mercantil participada por ambos".

8. ¿Conocía que Aizoon pagaba gastos personales de su familia?

9. Usted disponía de una tarjeta Visa a nombre de Aizoon. ¿En qué gastos la utilizaba?

10. Usted pagó con esta tarjeta en una tienda de ropa infantil. ¿Sabía que era una tarjeta de la empresa?

11. También pagó un alojamiento en Mozambique y en Río de Janeiro (Brasil). ¿Fue allí a hacer negocios para Aizoon?

12. Aizoon también sufragó comidas familiares: 1.402 euros en sushi para su 42 cumpleaños en junio de 2007. ¿Por qué lo pagó a cargo de Aizoon?

13. ¿Sabía que al imputar gastos personales a su empresa reducía la cuota a pagar en el impuesto de sociedades de Aizoon?

14. Todos estos gastos, ¿los decidía usted o su marido?

Las irregularidades del instituto Nòos

El juez y la acusación mantienen que la finalidad de Aizoon era la de "servir como cauce para el reparto de los beneficios que obtenía ilícitamente el Instituto Nòos" a través de sus contratos con las Administraciones Públicas. Es lícito presuponer que se preguntará a la infanta si conocía detalladamente los negocios del instituto y si recibió los avisos de irregularidades que hicieron llegar diversas fuentes a la Casa Real y a través de varias publicaciones en prensa.

A Iñaki Urdangarin se le investiga desde 2011 en el caso Nòos por malversación de fondos públicos, falsedad documental, fraude y delitos fiscales. También a su exsocio Diego Torres. Ambos están acusados de embolsarse 5,8 millones de euros a través de su Instituto Nóos (que se definía "sin ánimo de lucro") en sus 'negocios' con los Gobiernos de la Comunidad Valenciana y de Baleares, ambos del PP. La investigación considera a Aizoon destinataria de un millón de euros del Instituto Nóos.

15. ¿Preguntó por qué en diciembre de 2005 dos diputados baleares realizaron preguntas parlamentarias sobre las presuntas irregularidades del Instituto Nóos?

16. ¿Le transmitió su padre, el rey, dudas sobre los negocios del Instituto Nòos?

17. ¿Habló con su marido sobre las primeras informaciones que se publicaban?

18. ¿Por qué dejó su cargo de vocal de la Junta Directiva del Instituto Nóos el 20 de marzo de 2006?

19. ¿Conocía el origen de los ingresos de Nòos?

20. ¿Por qué Nòos utilizó su imagen en algunos folletos de publicidad?

21. ¿Por qué Aizoon compartía sede en la calle Beethoven de Barcelona con la entidad Nòos Consultoría Estratégica?

22. ¿No le llamó la atención que Aizoon siempre compartiera sus sedes con otras empresas? En la primera lo hizo con 5 sociedades y en la segunda con 11.

El palacio de Pedralbes

Con cargo a Aizoon, por ejemplo, se pagó parte de la reforma del palacete de Pedralbes que la infanta y Urdangarin compraron en Barcelona. Durante la investigación, la Agencia Tributaria reveló que la infanta firmó un contrato de alquiler fraudulento en el que ella misma era arrendataria y arrendadora del palacete para generar gastos falsos de Aizoon y desviar fondos públicos del instituto Nóos. Todo esto se ha descubierto porque el juez ha estado nueve meses centrado en reconstruir una radiografía financiera y fiscal de la infanta.

23. ¿Sabía que fondos de Aizoon se pagaron en esas obras?

24. Su padre le prestó 1,2 millones para financiar la compra de su palacete de 5,4 millones en 2004. ¿Por qué?

25. ¿Es posible que se disfrazara como un préstamo lo que era una simple donación para no tener que pagar impuestos?

26. ¿Por qué firmó ese contrato de alquiler?, ¿sabía que Aizoon compartía sede con su vivienda particular?

27. ¿No detectó que podría ser un caso de auto-contratación ficticia?

Los empleados del hogar

El juez atribuye a la infanta la contratación "en negro" de su servicio doméstico y destaca que ella misma participaba en la selección del personal: "Si hemos de creer a los testigos, empleados del hogar familiar del matrimonio, y no hay de momento razón alguna para no hacerlo, en su contratación intervino personalmente Doña Cristina de Borbón y Grecia anunciando a los aspirantes, cuya situación irregular en España conocía aquella, que de ser contratados se les abonarían sus salarios en negro".

28. Varios testigos han afirmado que usted intervino personalmente en la contratación de empleados del hogar familiar. ¿Es así?

29. ¿Conocía usted si esos empleados se encontraban en situación irregular en España?

30. ¿Les pagó su salario en dinero negro?

31. Cuando ellos le pidieron regularizar su contrato para obtener el permiso de residencia, ¿usó como empresa contratante a Aizoon?

32. ¿Lo hizo para obtener incentivos fiscales haciéndolos pasar por trabajadores de Aizoon cuando en realidad trabajaban en el servicio doméstico?

Las facturas que Hacienda ahora ha dado por buenas

El juez también criticó en su auto el papel de la Agencia Tributaria en este caso. Hacienda, en un informe del 14 de noviembre, daba por buenas tres facturas falsas emitidas en 2007 por Diego Torres a Aizoon, que libraba a la infanta del delito fiscal. Lo más llamativo es que estos tres justificantes (por un importe total de 69.990 euros) Hacienda los había considerado "ficticios" en otro informe de junio de 2013. El juez Castro sostiene ahora que estas tres facturas son "falsas" y cuestiona claramente la actuación de la Agencia Tributaria por haberlas dado por buenas.

"Este instructor no puede compartir el criterio de la Agencia Tributaria de calificar como deducibles, a efectos de liquidación del Impuesto de Sociedades correspondiente al ejercicio de 2007, gastos que sólo vienen pretendidamente amparados por documentos en los que concurren serias y graves irregularidades, indiciarias de delito". Es una de las claves del caso. Ya que si estas facturas no son deducibles la cuota defraudada superaría los 120.000 euros y si habría delito fiscal.

Una de esas facturas, del 5 de enero de 2007, asciende a 15.000 euros. Responde a "honorarios profesionales por asesoramiento para la preparación de los consejos de administración de Mixta África, Motorpress y Aceros Bergara". Hacienda detectó durante la investigación que en diciembre de 2006 Aizoon transfirió 150.000 euros a una cuenta de la infanta y su marido, y que ese dinero fue transferido a su vez a una cuenta de Mixta África. Dos semanas después, Aizoon emitió una factura por 150.000 euros de base imponible contra Mixta África. La Agencia Tributaria opina que todos estos movimientos constituyen una compraventa ficticia de acciones. 32. ¿Por qué Aizoon pagó en 2007 a Intuit, la consultora de Diego Torres, tres facturas de 69.900 euros?

33. ¿Sabe por qué Aizoon pagó en 2007 a Intuit, la consultora de Diego Torres, tres facturas de 69.990

34. La empresa de Diego Torres emitió esas tres facturas bajo el concepto "asesorías". ¿Sabe en qué consistió exactamente este servicio?

35. ¿Conocía la operación de Mixta África?

36. ¿Sabe por qué esta operación no aparece recogida en las Cuentas Anuales de 2007, aprobadas en 2008?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento