Tantaz tanta
Miembros del colectivo 'Tantaz tanta' (gota a gota), concentrados ante el Ayuntamiento de Bilbao. EFE

El juez Eloy Velasco ha prohibido este viernes la manifestación a favor de los presos de ETA convocada para el sábado en Bilbao por Tantaz Tanta (Gota a gota), al considerar que es sucesora de Herrira, cuyas actividades suspendió por dos años el pasado octubre por estar subordinada a la banda terrorista.

Pide a la Ertzaintza, Guardia Civil y Policía que velen porque no se produzca esta marcha

En su auto, Velasco explica que si bien la convocatoria en si no es ilícita por su finalidad, "aparentemente inocua", "no puede consentirse porque existe una resolución que prohíbe las actividades" de Herrira, y con esta convocatoria entiende que "se pretende burlar la resolución judicial" por la que suspendió las actividades de esta formación tras desarticularla en septiembre  .

El juez, que pide a la Ertzaintza, Guardia Civil y Policía Nacional que velen porque no se produzca la marcha ni otras "actividades complementarias de apoyo", sostiene que la convocatoria de esta manifestación responde por tanto a "la estrategia de una organización cuyas actividades han sido suspendidas por ser indiciariamente una organización terrorista".

"No son actos terroristas"

Por ello, insiste en que "actuaciones que en si mismas no podrían ser calificadas como actos terroristas, sin embargo, obedecen a consignas" de Herrira. Velasco asume así la tesis que expuso el fiscal Carlos Bautista para pedir la prohibición de esta movilización, solicitada por tres asociaciones de víctimas —Asociación Víctimas del Terrorismo, Dignidad y Justicia y la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo— que, sin embargo, consideraban que el acto podría ser constitutivo de un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Pretende burlar la suspensión de actividades de Herrira

Para la Fiscalía, la convocatoria debía ser prohibida no por ser "ilícita", sino porque pretende burlar la suspensión de actividades por dos años de Herrira acordada por Velasco tras la detención de 18 dirigentes de esa plataforma.

Para llegar a esta conclusión, tanto Velasco como Bautista se basan en la documentación intervenida en la operación contra Herrira en septiembre de 2013 y de la que se desprende que esta plataforma es "la diseñadora o autora de una dinámica llamada 'Tantaz Tanta', cuyo objetivo es conseguir las máximas adhesiones posibles a sus movilizaciones sociales en apoyo a los presos de ETA".

Ruz no vio indicios de delito

Velasco ha adoptado esta decisión después de que su compañero Pablo Ruz le remitiera las peticiones de prohibición de la marcha de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y de tres asociaciones de víctimas, tras negarse él esta misma mañana a adoptar la medida cautelar de prohibirla al no ver "a priori" en la convocatoria la posible comisión de un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Según fuentes jurídicas, el juez Ruz no consideraba que en la marcha se pudiese cometer un delito de enaltecimiento del terrorismo, por lo que rechazó —horas antes de pronunciarse Velasco— adoptar la medida cautelar de prohibirla tal y como le pidió este jueves el fiscal Carlos Bautista, que a su vez apoyó las peticiones en este sentido de tres asociaciones de víctimas, la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y Dignidad y Justicia.

En su auto, Ruz reproducía los informes encargados a la Ertzaintza, Policía Nacional y Guardia Civil, y respecto a éste último concluía que la marcha tenía como objetivo la defensa de los presos de ETA, la protesta contra la dispersión y la vulneración de los derechos humanos, "lo que convierte en mera hipótesis o suposición cualquier otra afirmación sobre la real finalidad de los actos".

La Policía destacaba que en la misma se portarían carteles individuales "como una gota" y que en ella "no hay previstos lemas, consignas a corear, pancartas, cabecera del acto, etc", en consonancia con el informe de la Ertzaintza, que indica que no figura ninguna organización convocante y que el texto de las pancartas trata sobre los derechos humanos, la paz en el País Vasco y la dispersión de presos.