Activistas de Greenpeace se han descolgado este martes en la fachada de la petrolera Shell en Madrid para exigir la liberación de sus compañeros que permanecen detenidos en Rusia por las protestas contra una plataforma petrolífera en el océano Ártico.

Con esta acción, el grupo ecologista pretende llamar la atención sobre la compañía Shell como socio de Gazprom, propietaria de la plataforma petrolífera, según han confirmado fuentes de Greenpeace.

Greenpeace realizó una protesta en la fachada de la Sagrada Familia recientemente Los activistas han descolgado en la fachada principal de la compañía en Madrid una pancarta en la que puede leerse 'Salvar el Ártico' acompañada de las fotos de los 28 activistas y 2 periodistas que se encuentran detenidos.

Dos personas permanecen colgadas en la fachada, mientras cinco activistas se encuentran  en la azotea y otros cuatro en una marquesita situada frente al edificio de la petrolera. Los ecologistas mantendrán la acción hasta que puedan hacer entrega de una carta al presidente de la compañía.

Ésta no es la primera acción del grupo ecologista realizada en España en apoyo de sus compañeros. Recientemente, un grupo de personas permaneció colgado durante más de tres horas en la fachada de la Sagrada Familia de Barcelona.

Recientemente, el grupo ecologista también ha llevado a cabo protestas encaramándose a edificios al descolgarse de la fachada del Congreso de los Diputados para protestar por la ley de costas o en la madrileña plaza de Callao, contra el "matrimonio" entre políticos y compañías eléctricas.

El incidente de Gazprom

Bajo la pancarta principal desplegada aparecen las fotografías de los activistas de Greenpeace y de los dos periodistas independientes detenidos el 19 de septiembre cuando protestaban en el mar de Barent contra la plataforma flotante de Gazprom.

Cuando los activistas intentaron escalar la plataforma petrolera de Gazprom, la compañía llamó a las autoridades rusas para que intervinieran y 24 horas más tarde un comando armado de las fuerzas especiales rusas abordó el barco de Greenpeace, Arctic Sunrise.

Shell debe presionar a Gazprom realizando una llamada Este lunes se comunicó a tres de los encarcelados que saldrán bajo fianza con cargos, mientras que a otro se le prolongó tres meses la prisión, y se desconoce la suerte del resto, ha explicado el portavoz de Energía de Greenpeace, Julio Barea.

Gazprom ejerce "una clara influencia sobre las autoridades rusas y debe hacer lo que esté en su mano para liberar a los activistas y periodistas. Sin embargo, solo lo hará si siente la presión donde más le afecta, por ejemplo si su socio tecnológico y financiero, Shell se lo pide".

Gazprom está a punto de firmar un importante acuerdo con Shell, que planea invertir en el programa de perforación ártica de Gazprom, "una vía de negocio importante dado los problemas en las operaciones e inversiones que Shell ya ha tenido en el Ártico norteamericano".

En una vista celebrada ayer, se comunicó que dos miembros de la tripulación y el fotógrafo independiente (los tres de nacionalidad rusa) podrán salir de prisión en libertad bajo fianza, aunque siguen acusados de vandalismo y aún no les han sido retirados los cargos de piratería por lo que podrían ser condenados hasta 20 años de cárcel.

"Si Shell quisiera defender la libertad de expresión y ver a los 30 del Ártico puestos en libertad, debe presionar a Gazprom realizando una llamada. Pero al permanecer en silencio, es difícil llegar a la conclusión de que Shell esté haciendo algo diferente que no sea anteponer su acuerdo petrolero en el Ártico antes que la liberación de estos presos de conciencia", ha añadido Barea.

Consulta aquí más noticias de Madrid.