El secretario de Estado para la UE, Iñigo Méndez de Vigo, ha trasladado este lunes al embajador de EE UU en Madrid, James Costos, su "preocupación" por el supuesto espionaje de su país a España, unas prácticas que, de ser ciertas, serían "impropias e inaceptables entre socios y países amigos".

Este es el mensaje que ha transmitido Méndez de Vigo a Costos, convocado para pedirle explicaciones por el espionaje de las comunicaciones de ciudadanos españoles por parte de la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana (NSA).

Méndez de Vigo ha instado a las autoridades de Estados Unidos a que faciliten "toda la información necesaria sobre las supuestas escuchas realizadas en España", según informa en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. España ha transmitido al embajador la importancia de preservar el "clima de confianza" que rige en las relaciones bilaterales.

El embajador se ha comprometido a trasladar a sus autoridades esta preocupación y ha mostrado su convencimiento de que, en el marco de la colaboración existente en todos los ámbitos entre ambos países, el Gobierno de Estados Unidos "despejará las dudas que han surgido sobre este asunto", señala la misma nota.

El encuentro entre Méndez de Vigo y Costos ha durado unos 40 minutos. Al igual que a su llegada al Palacio de Santa Cruz, sede del ministerio, el embajador ha abandonado el edificio sin hacer declaraciones a los medios de comunicación que aguardaban su salida.

"Comunicación abierta"

La embajada también ha emitido después una nota en la que subraya la importancia de la "comunicación abierta" entre aliados y avanza que continuará las consultas bilaterales en curso "sobre la recopilación de información de las agencias gubernamentales de Estados Unidos".

"Vamos a seguir trabajando en estrecha colaboración con España en una gran variedad de temas para proteger la seguridad colectiva de nuestros dos países y de los ciudadanos estadounidenses y españoles", señala Costos en el comunicado.

James Costos se ha comprometido a "despejar las dudas que han surgido", según ExterioresLa embajada habla de programas de seguridad nacional que han desempeñado "un papel fundamental" en la protección de los ciudadanos de Estados Unidos, "en la coordinación" con sus aliados y "en la protección de sus intereses". Reconoce no obstante que es necesario equilibrar ese papel "con los problemas de privacidad legítimamente planteados".

El texto recuerda que el presidente Barack Obama ha ordenado una "revisión interna" para asegurar que la información que se recaba en estos programas "no es toda la inteligencia que Estados Unidos es capaz de recoger, sino más bien la inteligencia que debe y tiene que ser recogida".

El secretario de Estado para la UE ha sido el encargado recibir al embajador en ausencia del ministro, José Manuel García Margallo, quien ha iniciado este lunes una visita oficial a Polonia para estrechar las relaciones políticas y económicas entre ambos países. Esta gira le llevará también a visitar por primera vez Lituania y Estonia. Desde Varsovia, el jefe de la diplomacia española ha advertido de que, de confirmarse el espionaje, podría suponer "la ruptura del clima de confianza" entre España y EE UU.

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, que abordó este tema con responsables norteamericanos durante el verano en Washington, también está fuera de España, de visita en los países del Golfo Pérsico.

60 millones de llamadas espiadas

Según publica este lunes el diario El Mundo, que cita parte de los documentos filtrados por el exanalista de la CIA Edward Snowden, la NSA espió más de 60 millones de llamadas telefónicas en España entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de enero de 2013.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó el pasado viernes desde Bruselas, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo Europeo, que el Ejecutivo no tiene constancia alguna de que haya habido espionaje de Estados Unidos a dirigentes políticos españoles, pero ya subrayó entonces que espiar es impropio de una relación entre "socios y aliados".

Durante los 40 minutos que han estado reunidos Costos y Méndez de Vigo, el sociólogo Martín Sagrera Capdevila, de 78 años, se ha manifestado en las puertas del ministerio con una pancarta en la que se podía leer: "Estados Unidos espía y nos roba", en castellano e inglés.

Sagrera ha señalado que esperaba que el Gobierno español "sea firme" en su condena del espionaje. En su opinión, debería haber sido el propio presidente del Gobierno el que tendría que haber recibido al embajador y se ha quejado de que Rajoy es un "indeciso" que está llevando a España a una situación "peor de la que ya tenía".