La Coordinadora 25-S, convocante de las protestas que hace un año pretendían rodear el Congreso de los Diputados, ha conmemorado este primer aniversario con una protesta este sábado denominada 'Jaque al Rey', a la que han acudido miles de personas —8.000 según los convocantes, entre 1.000 y 1.500, según la Policía— para pedir la abolición de la monarquía.

Es una institución impuesta por deseo expreso del dictador Francisco Franco

La marcha, que partió del intercambiador de Moncloa sobre las 18.00 horas de este sábado, transcurrió en todo momento de manera pacífica, aunque finalmente no pudo llegar hasta el Palacio Real, como era su objetivo, porque un fuerte dispositivo policial se lo impidió. Fue entonces cuando decidieron leer el comunicado final y desconvocar la protesta en una calle próxima al Palacio de la Ópera.

Durante la protesta, al menos medio centenar de personas avanzaron escoltadas por agentes antidisturbios. Tras haber sido retenidos cerca de un centro ocupado denominado La Traba —ubicado en la calle Belchite, número 18— los manifestantes continuaron su recorrido. Según fuentes del Ministerio del Interior, los identificados por la Policía serían 65 personas que portaban 49 palos.

Identificaciones policiales

Creemos que la vida del Rey no corre peligro puesto que está en manos del mejor profesional

Antes de que los agentes comenzaran a identificar a algunos de los integrantes de la Coordinadora, Ana, una de sus miembros, defendía que no hacían falta permisos para realizar una "concentración indefinida" frente al Palacio Real —como era su intención inicial—. "Todos los ciudadanos tenemos derecho a manifestarnos. Es un derecho constitucional", ha insistido Ana.

Según denuncia la Coordinadora en un comunicado, los ciudadanos tienen derecho a manifestarse "por la abolición de un régimen tan ilegítimo como corrupto". "Su continuación en la figura de Felipe de Borbón no sería sino un paso más en el esperpento que nos impusieron los firmantes de la Constitución del 78, redactada y votada bajo el chantaje de los poderes fácticos", agregan.

Operación del rey

Sobre el hecho de que esta manifestación ha tenido lugar pocos días después de la operación de cadera del rey Juan Carlos, los organizadores han explicado que su protesta no tiene que ver con "una persona" sino con una "institución".

"Creemos que la vida del rey no corre peligro puesto que está en manos del mejor profesional, que él se lo puede permitir a la vez que el resto de la población cada vez nos lo podemos permitir menos", ha lamentado Ana.

Aunque los organizadores de la protesta eligieron el miércoles a modo simbólico en los alrededores de la Cámara Baja para hacer su llamamiento, para esta cita han decidido cambiar de escenario y objetivo y apuntar hacia la monarquía, una institución que tachan de "arcaica, clasista y antidemocrática". "Una institución impuesta por deseo expreso del dictador Francisco Franco", apostillan en un comunicado.

Denegada una misión de observación

Por otro lado, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) había anunciado su intención de desplegar una misión de observación en esta protesta, aunque el Gobierno comunicó este viernes a este organismo la suspensión de la misión porque, según fuentes del Ejecutivo, la protesta no había sido comunicada a la Delegación del Gobierno en Madrid y no estaba autorizada, un hecho denunciado por la Coordinadora 25-S ante el juzgado de guardia.

Cifuentes en el centro de Coordinación

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, se desplazó en la tarde de este sábado a la Delegación del Gobierno, donde se puso en marcha el Centro de Coordinación Operativa (CECOP) con motivo de esta manifestación.

Durante su visita al Centro, situado en la sede de la Delegación, en la calle de Miguel Ángel, Cifuentes fue informada por los responsables del Cuerpo Nacional de Policía de la evolución de la protesta.

Consulta aquí más noticias de Madrid.