La Guardia Civil ha detenido en la provincia de Zaragoza a una persona acusada de un delito contra el patrimonio histórico. Se le han intervenido más de 2.000 piezas arqueológicas de gran valor histórico que supuestamente expolió en yacimientos de Aragón y de comunidades autónomas limítrofes.

Según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil, su detención responde a una segunda fase de la operación 'Helmet', en la que el pasado mes de marzo se detuvo a un vecino de Aranda de Moncayo que tenía más de 4.000 piezas arqueológicas de diversas culturas, especialmente del periodo celtíbero peninsular.

El análisis de la documentación que se extrajo ha llevado ahora a la detención de otra persona que atesoraba, entre otros elementos, fragmentos de un casco celtíbero, puntas de lanza y de flecha, espadas, monedas y cerámicas.

En una ebanistería y en los domicilios registrados se han encontrado también gran cantidad de mapas cartográficos sobre zonas o yacimientos arqueológicos.

Quince años de expolio

Se trata de un hombre muy aficionado a la arqueología, aunque autodidacta, del que por el momento no han trascendido más datos.

Presuntamente llevaba quince años expoliando el yacimiento de la ciudad celtibérica de Arátikos, ubicado en esa misma localidad, y vendía los objetos a entendidos alemanes. De hecho, el expolio se conoció cuando se detectó la venta de varios cascos celtíberos en una subasta.

La Guardia Civil ha recordado a la opinión pública que la Ley 16/85 de Patrimonio Histórico Español prohíbe expresamente la búsqueda, sin autorización, de restos arqueológicos. Si estos son hallados de forma casual deben ser entregados inmediatamente a la Administración.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.