Golpe de estado en Egipto
Militares egipcios observan mientras soldados celebran tras el discurso del ministro de Defensa egipcio, Abdel-Fattah Al-Sissi, el 3 de julio de 2013, en El Cairo (Egipto). EFE/JUSTIN WILKES

La oficina del fiscal general de Egipto ha ordenado este jueves el arresto del líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, y de su 'número dos', Jairat el Shater, según han informado fuentes juficiales y militares, después de que el Ejército haya derrocado al presidente Mohamed Morsi.

El fiscal Ahmed Ezzeldin acusa a estos dos líderes de la hermandad, a la que pertenecía el presidente depuesto Morsi, de instigar al asesinato de manifestantes pacíficos.

El fiscal considera que han instigado al asesinato de manifestantes.Según la agencia oficial Mena, el fiscal dijo que se ha comprobado la veracidad de los testimonios que apuntan a que el guía espiritual de la Hermandad, Mohamed Badía, y su "número dos", Jairat al Shater, llamaron a matar a manifestantes que protestaban ante la sede de la cofradía en El Cairo.

Shater, un rico empresario considerado como el principal estratega político de los Hermanos Musulmanes, fue la primera opción de este grupo para ser candidato a las elecciones presidenciales del año pasado, pero su candidatura fue rechazada por sus condenas pasadas, lo que llevó a Mursi a presentarse.

También fue detenido el viceguía espiritual de los Hermanos Mohamed Rachad Bayumi, que, según la agencia oficial Mena, ha sido trasladado junto a Katatni a la cárcel de la zona de Tora, en las afueras de El Cairo.

Los cuerpos de seguridad comenzaron anoche a arrestar a dirigentes de los Hermanos Musulmanes, como el presidente del brazo político de este grupo, el Partido Libertad y Justicia, Saad Katatni.

Las Fuerzas Armadas egipcias depusieron el miércoles a Mursi, elegido presidente hace un año, y designaron, como mandatario interino del país, al presidente del Tribunal Constitucional Supremo, Adli Mansur, quien deberá convocar y supervisar las próximas elecciones presidenciales.