Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de Guindos, en una fotografía de archivo. EFE

 El influyente y hermético Club Bilderberg comenzó este jueves su 61 anual reunión en Hertfordshire, una localidad en plena campiña inglesa blindada para el encuentro, al que está invitado el ministro español de Economía, Luis de Guindos.

Durante cuatro días, 140 figuras europeas y norteamericanas del mundo del la política, las finanzas, la comunicación, el ámbito académico e incluso miembros de casas reales se darán cita un hotel de esa ciudad, a 45 kilómetros al norte de Londres, para debatir asuntos de actualidad, según explica el Club en un comunicado.

En representación española, además de Luis De Guindos, también han sido invitados al encuentro el consejero delegado del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, y Pablo Isla, consejero delegado y presidente del Grupo Inditex. La presencia de estas personalidades, que incluyen a la princesa y hasta hace poco reina Beatriz de Holanda, ha provocado un amplio despliegue para garantizar la seguridad por el temor a protestas.

El club Bilderberg se reúne siempre a puerta cerrada y no adopta resoluciones ni da a conocer sus conclusiones Frente a las puertas del hotel se concentraron manifestantes que recibieron a los miembros del club con gritos como "vergüenza" o "pagad vuestros impuestos", en alusión a la factura que su estancia dejará en la región. En este sentido, Bilderberg aseguró que la conferencia tendría un "coste cero" para Hertfordshire, debido en parte a una "donación" procedente de los organizadores del encuentro.

El periódico The Guardian apuntó en su web que este donativo vendría en parte de la Asociación Bilderberg, una ONG británica que a su vez recibe dinero de BP y Goldman Sachs. El club analizará, entre otras cuestiones, las perspectivas de Estados Unidos y Europa para "crecer más deprisa y crear empleo" así como temas relacionados con el "trabajo, derechos y deuda", al tiempo que se abordará el impacto del "enorme volumen" de circulación de "datos".

Bajo el microscopio del grupo también estará "la política exterior" de EE UU y las "políticas" de la Unión Europea (UE), los "retos" que afronta el continente africano y los últimos acontecimientos ocurridos en Oriente Medio, lo que llevará a estudiar los movimientos "nacionalistas y populistas".

La agenda del club para el fin de semana la completan otros temas relacionados con la "guerra cibernética" y la "proliferación de amenazas asimétricas", las "últimas tendencias en investigación médica" y las "posibilidades e impacto" que ofrece la "educación online". Pero no todo serán reuniones pues los asistentes al hermético encuentro tendrán tiempo para jugar al golf el sábado y mantener después una cena en la que estarán distribuidos de forma alfabética, desvelaron fuentes del club al periódico británico The Daily Telegraph.

Se reúne cada vez en un país distinto

Para conseguir que las aportaciones de todos los comensales sean escuchadas, las conversaciones serán transcritas y distribuidas en forma de informe a los demás participantes, un protocolo habitual de esta cita que antiguos miembros del club desvelaron a ese diario.
El club Bilderberg, que se reúne siempre a puerta cerrada y que no adopta resoluciones ni da a conocer sus conclusiones, tuvo su primera reunión el 29 y 30 de mayo de 1954 en el hotel Bilderberg (de ahí su nombre), cerca de Arnhem, en Holanda.

Su primera reunión fye el 29 y 30 de mayo de 1954 en el hotel Bilderberg en Holanda Su principal impulsor fue el príncipe Bernardo de Holanda padre de la princesa Beatriz, además del exministro belga Paul Van Zeeland y el consejero político polaco Joseph Retinger. Para el club, el secretismo que rodea estos encuentros propicia que los participantes "no estén sujetos" a las "convenciones de sus cargos" o condicionados por "posiciones ya acordadas", lo que les "ofrece la oportunidad de escuchar, reflexionar y recibir ideas", según su página web.

El club Bilderberg celebra anualmente una conferencia privada a la que acuden entre 120 y 150 personalidades invitadas, que varían según las cuestiones que vayan a tratarse y que se fijan para cada reunión. Sólo son miembros fijos aquellos que pertenecen a su comisión ejecutiva aunque hay asistentes habituales, entre los que figuran el veterano político estadounidense Henry Kissinger. El Bilderberg se reúne cada vez en un país distinto. Por regla general en un país europeo y, una vez cada cuatro años, en Estados Unidos o Canadá.