Juan Carlos Aguilar, detenido como presunto autor de la brutal agresión a una prostituta en un gimnasio en Bilbao, ha confesado que mató a otra prostituta la semana pasada descuartizándola, según han informado fuentes policiales a 20minutos.

Es un farsante. Ni es monje shaolin ni maestro de una disciplina muy poco conocida, el Wing Tsun, algo de lo que también presumía Aguilar, que decía que era el único maestro shaolín occidental, es el dueño del gimnasio Zen 4 de Bilbao, donde la Ertzaintza asegura haber encontrado restos óseos humanos, que podrían apuntar a un caso de asesinatos en serie.

Parte de esos restos encontrados por la policía autonómica han sido hallados bajo el tatami del gimnasio. También han hallado restos en su casa. Ahora investigan si son animales, si son humanos y si pertenecen a más de un cuerpo.

La policía también ha encontrado una especie de pira en el patio del gimnasio, como si el detenido hubiese hecho una especie de ritual. Los vecinos han confirmado que quemó algo en el patio.

Las mismas fuentes lo han definido como "un auténtico psicópata, un manipulador" y han afirmado que "su gimnasio funcionaba cómo una especie de secta".

"Además es un farsante. Solo tiene judo, ni es monje shaolin ni maestro de una disciplina muy poco conocida, el Wing Tsun, algo de lo que también presumía", han añadido.

No consta que Aguilar, cuyo hermano mayor murió hace años en otro gimnasio, aplastado en el montacargas del gimnasio, tenga antecedentes por violencia, por lo que ahora alega que tiene una especie de tumor cerebral para buscar algún atenuante en un futuro proceso judicial.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.