Tribunal Supremo
Fachada del Tribunal Supremo. ARCHIVO

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo, reunida en Sala General, se ha pronunciado por primera vez sobre la última reforma laboral aprobada por el Gobierno, confirmando la anulación del expediente de regulación de empleo (ERE) llevado a cabo por la empresa Talleres López Gallego.

En la resolución, firmada por 12 magistrados de esta Sala, confirma lo dicho el pasado 30 de mayo por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que estimaba la demanda formulada por dos trabajadores y la Federación de Industria de Comisiones Obreras (CC OO) contra la decisión de Talleres López Gallego y otras filiales del grupo de realizar un ERE siguiendo la nueva normativa.

En un año se han destruido unos 850.000 empleos En su dictamen, se confirma la nulidad por incumplimiento referido a la entrega de una memoria económica mínimamente suficiente y se señala que la falta de aportación de esa documentación mínima a los representantes de los trabajadores "afectó a la realidad de la existencia de un verdadero periodo de consultas" y facilitó que se pudieran "extinguir desde el principio y sin información relevante" la totalidad de los contratos de trabajo aparentemente sostenidos únicamente con la empresa Talleres López Gallego S.L.

El número de expedientes de regulación de empleo (ERE) crecieron un 66% en el primer semestre de 2012 en comparación con un año antes, en tanto que los no pactados se dispararon un 567%, según el Boletín de Estadísticas Laborales (BEL) del Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicado este miércoles.

Desde febrero de 2012, cuando se aprobó la reforma laboral con una indemnización por despido estandarizada de 20 días por año y el mercado laboral ha destruido unos 850.000 empleos.