La "estrecha" relación del rey con la monarquía catarí: negocios, familia y cuestiones de estado

El rey de España con el emir de Catar, en 2011. La relación del monarca con el emirato se ha puesto de actualidad tras la posible marcha de Iñaki Urdangarin al país árabe por motivos laborales.
El rey de España con el emir de Catar, en 2011. La relación del monarca con el emirato se ha puesto de actualidad tras la posible marcha de Iñaki Urdangarin al país árabe por motivos laborales.
Archivo

Los negocios de alto nivel y las cuestiones de estado son los principales asuntos que, unidos ahora a la familia, han marcado las relaciones entre el rey de España y el emir de Catar, país que podría acoger al duque de Palma, Iñaki Urdangarin,si este finalmente acompaña a su exentrenador, Varelo Rivera, al quien han ofrecido el puesto de seleccionador nacional catarí de balonmano.

Catar, pese a no ser un régimen democrático, es un país amigo y socio de España. Mucho ha tenido que ver en estas crecientes relaciones bilaterales la figura del rey Juan Carlos I, quien mantiene una excelente y estrecha relación con la monarquía catarí, según ha acreditado este martes el embajador de este emirato en España, y tal como atestiguan diversas fuentes consultadas por este diario.

"La relación del rey es excepcional con las monarquías de los países del Golfo Pérsico; el trato es tan cercano como si fueran familia", explican a 20 minutos fuentes cercanas a la casa real, que añaden que esta cercanía se ha traducido en ocasiones en un trato preferencial para España. Por ello, la Corona ha cultivado especialmente las relaciones personales e institucionales con países como Catar.

Tal como se ha conocido este martes, el monarca español habría mantenido varias conversaciones telefónicas a lo largo de los últimos días con el emir de Catar, el jeque Hamad bin Khalifa Al Thani, en relación (según fuentes oficiales) a la compañía Navantia, que se ha presentado a concurso público para vender al emirato once embarcaciones militares. Estas conversaciones "de estado" han coincidido con la decisión de Urdangarin de formar parte del plantel técnico de Valero Rivera. ¿Pero cómo de estrechas son las relaciones entre ambas monarquías?

Al menos seis encuentros desde 2003

El Jefe del Estado español y las autoridades de Catar se han reunido al menos en seis ocasiones en la última década, tal como señala la agenda oficial de la Casa del Rey. En 2003, 2006 y 2010 fueron los reyes de España los que viajaron a este emirato de apenas 2 millones de habitantes pero al que España importa anualmente más de 1.395 millones de euros en productos petrolíferos y gas. En 2004 y 2011 fueron los monarcas catarís los que visitaron Madrid.

Precisamente en la última visita, correspondiente a abril de 2011, el Gobierno español impuso al emir, Hamad bin Khalifa Al Thani, el Collar de la Orden de Isabel la Católica, y la Gran Cruz de esta misma orden a su esposa, la jequesa Mozah Bint Nasser. Ambas distinciones son las más altas que concede el Estado español a nivel diplomático y premian "la lealtad acrisolada y los méritos contraídos" en favor de España.

Esta condecoración, de la que el propio Juan Carlos I es el "gran maestre", se concedió en un contexto en el que los vínculos entre Catar y España estaban incrementándose: durante esa cumbre bilateral celebrada en abril de 2011 se consignaron hasta cuatro acuerdos entre ambos países, que además se comprometieron a firmar un convenio para evitar la doble imposición.

Fruto de estos acuerdos se ha impulsado la entrada de empresas españolas en Catar. Tanto que empresas y organismos públicos han creado el Spanish Business Council (SBC, consejo español de negocios en inglés), una organización sin ánimo de lucro destinada a fortalecer los vínculos comerciales entre España y el emirato. En esta estrategia el rey juega un importante papel como máximo embajador de las empresas españolas, tal como muestra la web del SBC.

Uno de los principales contratos conseguidos por empresas españolas en Catar ha sido para OHL, que en 2008 logró la mayor adjudicación de su historia, al recibir el encargo del Gobierno catarí de construir el Centro Médico y de Investigación de Sidra, situado en la capital Doha. Un negocio de más de 1.645 millones de euros. Casualidad o no, el presidente de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, es amigo personal del rey, quien a su vez le premió en febrero de 2011 concediéndole el título de Marqués de Villar Mir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento