La milicia islamista Al Shabab contradice al Gobierno francés y dice que su rehén sigue vivo

  • El Gobierno galo dio por muerto al agente Denis Allex, secuestrado en 2009.
  • La operación para liberarle fue un "fracaso", según el Ejecutivo de Hollande, que advirtió de que la milicia intentaría manipular las informaciones.
  • En el intento de rescate murieron dos soldados franceses y 17 milicianos.
El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian.
El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian.
EFE/EPA/IAN LANGSDON

La milicia islamista somalí Al Shabab ha reiterado este lunes que el agente Denis Allex, secuestrado en Somalia desde julio de 2009, sigue con vida a pesar de lo dicho por el Gobierno galo, que ha reconocido que la operación para liberarle, llevada a cabo el pasado fin de semana, resultó "un fracaso". El presidente francés, François Hollande, dijo que no había "ninguna duda" sobre su asesinato.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, de hecho, advirtió el domingo de que era "posible" que en los próximos días el grupo islamista 'instrumentalizara' lo sucedido con imágenes en las que se viera con vida a rehén, y llamó la atención sobre la necesidad de tener cuidado con ese tipo de manipulaciones.

En la operación fallecieron dos soldados franceses y 17 milicianos. Precisamente, el portavoz de misiones militares de Al Shabab, Abdi Asiis Abu Musab, ha confirmado este lunes la muerte del segundo soldado francés, dado por desaparecido y ha dicho que mostrarán "los cadáveres de los dos franceses", al tiempo que ha asegurado que aún no han decidido qué hacer con el rehén.

"Lo que pasó en Somalia es terrible, un fracaso, todo el mundo lo sabe. Se sabía que había una posibilidad de intervenir. Hacía falta encontrar el momento oportuno y finalmente el presidente (francés, François Hollande) decidió aprobar esa operación, que desgraciadamente terminó mal", dijo el ministro de Exteriores galo en una entrevista concedida a la cadena LCI.

En "misión oficial de apoyo"

Las autoridades francesas no han dado detalles sobre dónde tuvo lugar el asalto, pero según informó el sábado la edición digital del diario Le Point, este se produjo en Bula Marir, una localidad a 120 kilómetros al sur de la capital. El rehén era miembro de la Dirección General de la Seguridad Exterior y fue secuestrado en Mogadiscio mientras efectuaba en ese país "una misión oficial de apoyo" al Gobierno somalí de transición.

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reveló que las fuerzas armadas estadounidenses proporcionaron "apoyo técnico" al Gobierno de Francia en su frustrada operación del viernes para liberar al agente francés Denis Allex en Somalia.

"Las fuerzas armadas estadounidenses proporcionaron un apoyo técnico limitado al Ejército francés en la operación, pero no tuvieron ningún papel directo en el ataque al complejo donde se creía que se encontraba el ciudadano francés", dijo Obama en una carta al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

"Aviones de combate estadounidenses entraron brevemente en el espacio aéreo somalí para apoyar la operación de rescate, si era necesario. Estos aviones no emplearon armas durante la operación", agregó Obama.

El mandatario autorizó personalmente la operación "en fomento de los intereses de seguridad nacional de EE UU, y de acuerdo con mi autoridad constitucional para dirigir las relaciones exteriores de EE UU, y como Comandante en Jefe", explicó.

Nueve secuestrados franceses

Allex es uno de los nueve franceses secuestrados en África, de los cuales cinco están en Níger, dos en Mali y otro en Nigeria, y la mayoría de ellos en manos del grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Tras su secuestro, el agente de la DGSE apareció en dos ocasiones en sendos vídeos emitidos por páginas web islamistas, en las que reclamaba la ayuda del presidente francés, François Hollande, y pedía que Francia cesara su apoyo al Gobierno de Somalia.

Al Shabab, que anunció en febrero de 2012 su unión formal a la red terrorista Al Qaeda, lucha para instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia. La Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), el Ejército somalí, las Fuerzas Armadas etíopes y varias milicias pro gubernamentales combaten a los integristas islámicos.

Aunque las tropas aliadas arrebataron el pasado septiembre a Al Shabab su mayor bastión, la ciudad costera sureña de Kismayo, los radicales aún controlan buena parte del centro y el sur de Somalia, donde el frágil Ejecutivo del país no ha impuesto su autoridad.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento