El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha anunciado este miércoles que España apoyará la resolución que presentarán el jueves los palestinos en la Asamblea General de Naciones Unidas para convertirse en Estado observador.

En la sesión de control al Gobierno celebrada en el pleno del Congreso y en respuesta a la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, García-Margallo ha avanzado que España votará sí "por coherencia con nuestra historia" y porque cree que es "la solución más adecuada" para aproximarse a la paz.

La resolución palestina saldrá adelante porque cuenta ya con un apoyo mayoritario, aunque García-Margallo ha admitido que el Gobierno habría preferido no llegar a la votación. A su juicio, ésta habría sido una muestra de que las negociaciones de paz con los israelíes avanzaban o de que la comunidad internacional había sido capaz de ofrecer una solución alternativa a los palestinos.

El Ejecutivo prefería además un voto unido de la UE y -ha destacado el titular de Exteriores-, España ha trabajado "hasta el último segundo" con ese objetivo que ha resulta imposible, por lo que cada país votará de forma independiente.

El "sí" a los palestinos, ha asegurado, es coherente con la posición que ha mantenido siempre el PP, convencido de que "la mejor fórmula para llegar a esa solución es la negociación entre las partes y que la única forma posible para que esa negociación llegue a buen puerto es que haya negociadores fuertes".

Detener los asentamientos

La resolución, a su juicio, reforzará la posición del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abas, que es quien dentro de Palestina ha hecho una apuesta "más fuerte" a favor del diálogo y la negociación.

Ante la falta de consenso europeo, España está impulsando junto a otros países miembros una declaración que se dará a conocer tras el debate en la Asamblea General para que la UE reafirme su apuesta por la solución de los dos Estados e inste a la ANP a ejercer "con contención" el fruto de esta resolución, no judicializando el conflicto porque cerraría las puertas a la negociación.

En esa declaración, según ha explicado, se instará también a las autoridades israelíes a no caer en la tentación de intentar asfixiar financieramente a la ANP y a detener "inmediatamente" los asentamientos, que son "un obstáculo serio a la paz".

Valenciano ha respaldado la posición del Gobierno, pero ha confiado en que no se reste derechos a los palestinos como Estado no miembro observador en el seno de Naciones Unidas. Ha estimado que la votación es "decisiva" para relanzar un proyecto de paz que está bloqueado desde hace años por la "pasividad y torpeza" de la comunidad internacional.