Mando de TV
Imagen de archivo de un mando de televisión. ARCHIVO

 El nuevo Plan del Dividendo Digital, que obligará a modificar las antenas para recibir parte de la TDT, costará 300 millones que serán "asumidos" por los consumidores, ha afirmado este lunes el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.

Los operadores de televión privada pasan de seis canales múltiplex, a cinco El ministro, quien ha inaugurado el 26 Encuentro de las Telecomunicaciones organizado por la patronal Ametic y Telefónica en la UIMP en Santander, desveló que el coste que tendrá el nuevo Plan del Dividendo Digital supondrá una importante reducción sobre los 900 millones de euros del anterior.

Sin embargo, el nuevo Plan del Dividendo Digital en lugar de ser financiado con el importe de la subasta del espectro radioeléctrico, lo será por los consumidores.

El plan del Dividendo Digital supone la reubicación de los canales de televisión para que las operadoras de telefonía móvil puedan utilizar los canales adquiridos en la última subasta del espectro radioeléctrico para la nueva tecnología de cuarta generación.

El ministro señaló que a diferencia del plan anterior los operadores de televisión privada que antes disponían de seis canales múltiplex de televisión, pasan a disponer de cinco.

Además, donde había cuatro canales múltiplex públicos, dos de televisión española y dos de los canales autonómicos, pasa a haber dos canales múltiplex, uno de televisión española y otro de las autonómicas.

Menos canales públicos

De esta manera, ha explicado, pasamos de diez canales públicos en total, a ocho: cinco serán canales múltiplex privados, dos serán múltiplex públicos y uno de ellos será tecnológico, la mitad del cual va a servir de respaldo para que la televisión pública española pueda emitir también en alta definición.

Los canales que se encuentran en el dividendo digital deben emigrar Para el ministro este plan es mejor que el anterior ya que la actual tecnología de compresión permite introducir hasta seis programas de televisión en cada multiplex mientras que en la actualidad es de cuatro, por lo que no se va a producir una disminución de programas de los operadores privados.

En relación al coste que el plan supone para los consumidores, Soria afirmó que "este Gobierno responde de lo que hace él y no del Gobierno anterior aunque es verdad que este tiene que asumir de una situación de partida como resultado de la gestión del anterior".

Sobre como pagarán los consumidores la reantenización, dijo que dependerá del ritmo con la que lo hagan para reubicar los canales múltiplex que hoy están en la parte conocida como dividendo digital y que tienen que emigrar a la no liberada, aunque teniendo en cuenta que se disminuye el número de múltiplex, una  parte ya está reantenizada.

El nuevo plan supone que los operadores de telecomunicaciones podrán utilizar el espectro liberado el 1 de enero de 2014, un año antes que en el plan anterior, lo que supone que la reantenización tendrá que estar terminada en esa fecha para poder recibir toda la programación de televisión.

Ya el pasado mes de junio el subdirector de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la sociedad de la información (SETSI), Antonio Fernández-Paniagua, indicó que el coste del plan recaería en parte sobre las comunidades de vecinos, y que estas podrían pedir subvenciones para adaparte al segundo apagón.