Diego 'El Cigala'
El artista de flamenco Diego 'El Cigala' Juan Aldabaldetrecu

Le han llegado a apodar 'el Sinatra del flamenco'. Heredero de Camarón, cosechador de premios -posee un Grammy, un Premio Ondas y varios Premios de la Música, entre otros- y aficionado a emparejarse con diferentes géneros, Diego el Cigala asegura que si su carrera estuviera restringida a España, estaría atravesando una época muy difícil. El próximo 5 de mayo actuará en el Teatro Buero Vallejo de Alcorcón (Madrid), en el marco del festival Festimad. Pero luego viajará a México y antes tocó en Viena. El trabajo, ahora, está fuera, asegura.

¿Qué flamenco sonará el 5 de mayo en el Festimad?
Llevaré los temas del disco Cigala&Tango y los recuerdos de Dos lágrimas. Ambos se acercan al tango. El flamenco tiene esa capacidad: se adapta a todas las músicas, creo que es gracias a su rítmica.

Acaba de volver de Viena. ¿Cómo se entiende en Austria la emoción del flamenco?
Era la primera vez que estábamos Viena y... ¡se acabaron las localidades! Lo que más me sorprendió fue la cultura musical que tiene allí la gente: cualquier persona sabe tocar el clarinete, la viola,  el chelo... se juntan en una casa y hacen música de cámara. Desde niños estudian solfeo. En cambio, los músicos que me acompañan, excepto Yelsy Heredia, son autodidactas,  jamás han leído una partitura. En Austria extraña y gusta nuestra forma de tocar la guitarra y la percusión. Incluso me han propuesto hacer un disco con la Orquesta Sinfónica de Viena. Luego me voy de gira a México...

En España hay un plan desolador, la gente tiene  ¿Ahora el trabajo está fuera?
En España hay un plan desolador. Se han hecho recortes en Cultura, Sanidad, Educación...  España está acabada. La gente tiene miedo, no hay trabajo para nadie. Tampoco para los músicos. Los que tenemos la fortuna de contar con un reconocimiento internacional, estamos salvados, pero la cosa se está poniendo muy seria. Las nuevas medidas que ha tomado el Gobierno no van a generar más que más crispación, más inseguridad y más temor ante un futuro incierto.

¿La crisis puede inspirar bulerías 'indignadas', o el flamenco es más profundo y personal?
 El flamenco es una música que atrapa los corazones, pura pasión, puro sentimiento. No hace falta saber qué es una soleá para emocionarse con ella.  El movimiento de los indignados me parece maravilloso, apoyo a esa gente y sus reivindicaciones. Lo primero que habría que hacer es impedir que si no puedes pagar la hipoteca y te quitan la casa, tengas que seguir pagando. ¡Eso es un robo a mano armada! Claro, de guante blanco... aunque esté manchado de grasa.

¿Qué le toca más 'jondo' en este momento: la monarquía, la economía o la piratería que, se dice, está hundiendo la industria musical?
Lo que más me preocupa es el paro: son más de 5 millones de parados. Yo temo que se llegue a producir, incluso, algún corralito. Y, mientras, su majestad, el rey, cazando elefantes. ¡Con la que está cayendo! Cuesta 40.000 euros matar un elefante. Mira que yo a Don Juan Carlos siempre le he tenido estima, le tenía por un buen monarca, pero esta vez creo que se ha pasado once pueblos.  Además, una especie tan bonita y tan majestuosa como es el elefante... es una aberración. La reina, sin embargo, es una persona diferente, le gusta la naturaleza.

Me encanta el cine, la música de Maria Callas, la PlayStation y el fútbol  ¿Qué tienen que decir la música y la cultura ante una situación así?
La música es lo único que tenemos para evadirnos y para ser libres. Una buena dosis de música amansa a las fieras. Lleva buenos mensajes, tanto en sus letras como en sus melodías. Te sube la líbido, te eleva...

¿Con qué música viaja usted?
Me gusta mucho Maria Callas, amo el Réquiem de Mozart... Camarón de la Isla, Paco de Lucía, Ray Charles, Stevie Wonder... ¡hasta Michael Jackson! De rock, Elvis Presley... soy de los antiguos. También me encanta el cine, me apasiona. y las bandas sonoras de El Padrino, Titanic, Braveheart, Gladiator, American Gangster...  

¿Así reparte su tiempo libre, entre la música y el cine?
Además juego a la PlayStation y soy futbolero.

Para terminar: ¿no le parece osado, en estos tiempos, llamarse 'cigala' en vez de, por ejemplo, algo más modesto como 'palitos de mar'?
(Risas) ¿Por qué, por Dios? Tan bajo todavía no he caído, ¿vale?

Biografía

El nombre que aparece en su DNI es Ramón Jiménez Salazar. Nació en Madrid en 1968, en el seno de una familia de artistas del flamenco. Con 12 años ganó un concurso de flamenco joven local y otro del programa Gente Joven, de TVE. A partir de entonces, ha trabajado con primeras figuras del baile y el cante, ha publicado una decena de discos, entre ellos su conocido Lágrimas Negras junto a Bebo, y ha obtenido galardones tan importantes como el Grammy o el Ondas.