La Bolsa de Madrid
Imagen de archivo de un 'broker' observando la evolución del Ibex 35. GTRES

El IBEX-35 se ha desplomado un 3,58% al cierre de mercado y ha abandonado la cota de los 7.300 puntos, después de una jornada con las dudas sobre España disparadas, que llevaban la rentabilidad del bono español a 10 años a cerca del 6%. Las pérdidas anuales superan el 15%.

La prima de riesgo asciende a 424 puntos, 21 sobre el cierre del jueves.En la semana, el selectivo perdió un 5,3% y se atascó en mínimos de marzo de 2009, en los 7.250,6 enteros. El mismo día en que se conocía que la deuda de las entidades españolas con el BCE se anotó una cifra récord de 227.600 millones de euros en marzo, BBVA se precipitó un 3,13% en bolsa y Santander, un 2,99%.

Tampoco ayudaron el resto de 'pesos pesados' del selectivo, pues Repsol cedió un 2,73%, con el conflicto diplomático entre España y Argentina por YPF como telón de fondo. Telefónica cayó un 2,97% e Iberdrola perdió un 2,82%. Pero fue Abengoa el componente que lideró los recortes, al hundirse un 6,01%.

Además, las ventas en el mercado de deuda, que elevaban a esta hora la rentabilidad de los bonos a largo plazo españoles hasta el 5,95% (15 centésimas más que al cierre de la víspera) y la prima de riesgo a 424 puntos básicos (21 sobre el cierre del jueves) incidían en la marcha bursátil.

Caídas en el resto de plazas europeas

El crecimiento del 8,1% de China en el primer trimestre del año, la cifra más baja desde mediados de 2010, condicionó la evolución de las bolsas desde el comienzo de la sesión.

Sin ningún valor en positivo, el Ibex se volvió a erigir como el parqué del Viejo Continente con mayor caída, sólo seguido de cerca por Milán, que retrocedió un 3,4%. La Bolsa de París cerró a la baja y su principal indicador, el CAC-40, descendió un 2,47%, hasta los 3.187,44 puntos.

El euro bajaba de 1,31 dólares y el petróleo Brent descendía hasta 121 dólares el barril

Además, la confianza de los consumidores estadounidenses en abril, según datos adelantados, se situaba en niveles inferiores a lo previsto.

El euro bajaba de 1,31 dólares y el petróleo Brent descendía hasta 121 dólares el barril.