El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha pedido este martes "serenidad y responsabilidad" a "todos" en las protestas que se están registrando en Valencia y ha instado a actuar "con mesura y sentido común" para no dañar la imagen de España en el exterior.

Tras una rueda de prensa durante su visita al primer ministro británico, David Cameron, Rajoy ha apuntado que todas las personas tienen derecho a manifestarse, pero ha subrayado que "todo el mundo debe entender que las fuerzas y cuerpos de seguridad tienen unas funciones que cumplir". "Si actuamos con mesura y sentido común, este tipo de cosas no se volverán a repetir", señaló Rajoy, que añadió que "no podemos dar una imagen fuera que no es la de nuestro país".

Fernández Díaz: "Estamos para controlar excesos"

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que la Policía está "para controlar los excesos" y no para excederse "en el control", en referencia a los incidentes ocurridos en los últimos días en Valencia entre estudiantes y las fuerzas del orden.

En declaraciones en los pasillos del Congreso, Fernández Díaz ha mostrado su confianza en que las "aguas vuelvan a su cauce" lo antes posible en Valencia y ha abogado por la "serenidad", la "moderación" y la "prudencia".

Preguntado por sus afirmaciones de esta mañana en las que aseguró que podía haberse producido algún "exceso" durante el operativo policial en Valencia, el ministro del Interior ha dejado claro que se refería a los "excesos" de los "radicales y violentos" que han aprovechado las protestas estudiantiles para provocar altercados.

El ministro aprovechó su presencia en Catalunya Ràdio para declararse "al lado de la Policía". Ahora bien, concedió que ha podido darse "algún exceso o situación desafortunada" que será investigado. "Actuaré en consecuencia", prometió, no sin antes advertir que los manifestantes que este lunes tomaron las calles de Valencia "no hicieron caso a los requerimientos verbales policiales", lo que creó "una dinámica que aprovecharon unos radicales".

La de Fernández Díaz es la primera declaración pública de un representante del Gobierno seis días después de los primeros incidentes entre la Policía y los estudiantes del Instituto de Educación Secundaria Lluis Vives de Valencia. La detención de uno de los chavales durante una protesta contra los recortes en la educación pública fue el detonante del resto de incidentes.

La Policía sabe, puede y debe hacerlo mejor en ValenciaSin embargo, el ministro no ha conseguido "enfriar" la situación, como pretendía con sus palabras. Tras escuchar sus declaraciones, el Sindicato Unificado de Policía, ha emitido un comunicado en el que el secretario general de la formación, José Manuel Sánchez Fornet, acusa a Fernández Díaz de "cobardía política y personal" y de tener una actitud "moralmente miserable" por admitir supuestos abusos policiales.

"Si ha sido excesiva [la actuación policial] debe empezar por cesar a la máxima responsable política, la delegada del Gobierno, fijar los protocolos de actuación para estos casos y, después, iniciar una investigación", reclama el SUP, que atribuye el "clima de confrontación con la Policía" a "radicales antisistema, skinhead o redskins modernos". Sin embargo, Fornet también concede que la Policía "sabe, puede y debe hacerlo mejor que lo hizo ayer [por este lunes] en Valencia".

Como el SUP, los partidos de la oposición en las Cortes Valencianas y la Federación Valenciana de Estudiantes (Faavem) han pedido la dimisión de la representante del Gobierno en la región, la delegada Paula Sánchez de León, y del jefe superior de Policía de Valencia, Antonio Moreno, que calificó como "el enemigo" a los manifestantes.

El ministro del Interior calificó este martes las declaraciones de Moreno como un lapsus: "Interpreto lo que quería decir, pero lo hizo de forma poco afortunada". Su antecesor en el cargo y líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, declaró a su vez que las imágenes que ha visto de Valencia "son intolerables". "Espero que el ministro las aclare", zanjó.

Gallardón, con la Policía

A pesar de la intervención de Jorge Fernández Díaz, la posición del gobierno que preside Mariano Rajoy sobre la actuación policial en Valencia no es unánime.

No llevemos nuestras simpatías a los que atacanPara el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, las cargas fueron justificadas y proporcionadas porque los agentes fueron "violentamente agredidos". "No llevemos nuestras simpatías a los que atacan, a los que hacen posible que usted y yo seamos personas libres en una nación libre", declaró durante una entrevista en Radio Nacional de España.

"No sería ecuánime, de ninguna de las formas, el que equiparásemos lo que es una reacción ante una violación de los comportamientos que están admitidos en una sociedad democrática y lo que es una reacción no solamente legítima, sino obligada para restablecer esa garantía de los derechos fundamentales", añadió el responsable de Justicia.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha señalado este martes, respecto a los disturbios entre policías antidisturbios y estudiantes del instituto Luis Vives de Valencia, que "la actuación de la Policía en todo caso debe ser proporcional a la actuación con la que se enfrentan".