Patricia: "He pedido el pago único del paro para montar mi propio negocio de estética"

Patricia tiene 29 años, se quedó en paro hace seis meses y ha decidido montar su propio gabinete de estética.
Patricia tiene 29 años, se quedó en paro hace seis meses y ha decidido montar su propio gabinete de estética.
Jorge París

Patricia Gómez-Calcerrada tiene 29 años y se quedó en paro hace seis meses. Hasta ese momento trabajaba para una gran centro de estética que a su vez proporcionaba servicios a otros centros. Eran 14 personas en la empresa y llevaba allí dos años. Cuando la despidieron "porque no había volumen de trabajo" sintió que se le "caía el mundo encima". En ese momento despidieron a otras seis personas.

Su primera reacción al comenzar a interiorizar lo que había pasado fue pensar en el alquiler que paga por la casa en la que vive con su novio; pero lejos de venirse abajo, empezó a buscar soluciones. Los meses pasaban y las ofertas de trabajo no llegaban así que se le hizo evidente que la solución pasaba por abrir su propio negocio.

"Mi familia me ha apoyado mucho, lo entendieron perfectamente y me animaron porque saben que soy una persona muy lanzada y me decían que todo me iba a ir bien".

La familia de Patricia se quedó en Herencia (Ciudad Real), cuando ella se vino a Madrid hace 5 años. En este pueblo castellanomanchego, rodeado de molinos de viento, su padre regenta una empresa que fabrica puertas para garajes. Su hermano trabaja en el negocio familiar, y su hermana, que acaba de tener una niña, hace tiempo que agotó la prestación del desempleo. La madre de Patricia es ama de casa. Todos la han animado ahora a lanzarse a vivir su particular aventura empresarial.

"Con trabajo todo se saca, es cuestión de luchar por ello", se repite con ilusión Patricia. Con ese espíritu optimista empezó a pasear por su barrio (El Barrio del Pilar, al noroeste de Madrid) para localizar posibles locales para su centro de estética. Así dio con la peluquería Premièr (calle de Sarria, 54), y tras hablar con la dueña - "otra chica joven que se puso por su cuenta hace tres años, también con miedo"-, decidió alquilar la planta de abajo para montar su propio gabinete. "A la dueña de la peluquería le interesó, porque también era un servicio que ofrecía a sus clientas, y a mí me ayuda porque cuento ya con una clientela", explica.

De hecho, el negocio probablemente no abra hasta diciembre, pero Patricia ya está apuntando citas en su agenda: depilaciones, masajes, tratamientos reductores...  "Todavía estoy en fase de proyecto, comprando los aparatos que necesito y asesorándome. En la Oficina de Empleo he solicitado el pago único del paro para hacer frente a los gastos, aunque todavía no sé lo que me darán. En cualquier caso, cuento con unos pequeños ahorros", explica.

En la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) de Madrid la han "ayudado mucho" y la han asesorado sobre papeleos y ayudas. "Ser autónomo ahora no es como antes, estamos un poco más protegidos, más cuidados", dice, y está tan convencida de que ha tomado la decisión correcta- a pesar de que va a "tener que echar muchas horas"-, que anima a otras personas a hacer lo mismo, "siempre que se pueda, claro, y con seguridad, tras haberlo pensado bien".

Si las cosas funcionan, tal vez se plantee formalizar su relación y tener hijos, algo que ahora ni se le ocurre "porque el dinero no te llega".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento