La luna sobre el Partenon, en Atenas
La luna sobre el Partenon, en Atenas. REUTERS

El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, ha sorprendido al mundo con el anuncio de un próximo referéndum con carácter vinculante sobre su segundo plan de rescate. La UE ha reaccionado congelando toda ayuda a Grecia hasta que el país asuma sus obligaciones y compromisos.

Preguntamos a los catedráticos de Relaciones Internacionales por la UCM, Rafael Calduch, y de Economía por la UNED, Fernando Pampillón, qué implicaciones ven en el referéndum.

¿Qué supone el referéndum griego para el plan de rescate aprobado por la UE?

Rafael Calduch (R. C): "De primeras, como ya se ha informado, supone suspender la aplicación del plan. Durante un tiempo no se sabrá si los griegos lo aceptan o no y eso traerá más inestabilidad en el euro y más dificultades para que la moneda única siga jugando el papel que juega como moneda reserva mundial. Y supone un mayor endeudamiento de los países que están en crisis. En primer lugar afectará a Irlanda y a Portugal; en segundo término, a Italia y España; en tercer lugar a Francia y Alemania, que son los que soportan el gran peso de la deuda griega".

El que los griegos no respeten el acuerdo deja descolocada a la eurozona Fernando Pampillón (F. P): "Supone la parálisis. El que los griegos no respeten el acuerdo deja descolocada a la eurozona. Hay que replantearse el futuro, así como la posición de Grecia. El tema del referéndum, salga o no salga, supone un aplazamiento de más de un mes de una posición que ya de por si es dramática, los mercados se empezarán poner nerviosos. Otra vez el 2% del PIB que supone Grecia en la UE vuelve a echar chispas y corremos el riesgo de que el incendio alcance a otros países periféricos".

¿Cómo sería la formulación del referéndum?

R.C: "No se sabe. Pero, basicamente si los griegos están de acuerdo con el plan de rescate propuesto en el Consejo Europeo. Si aceptan una quita del 50% de su deuda, que obviamente pagarían los bancos franceses y alemanes, llevan a cabo ajustes para sanear la deuda (más recortes de salarios, pensiones y empleo público) y finalmente consienten que las decisiones sobre política monetaria y fiscal no se toman en Atenas sino en Bruselas".

F. P: "No sé como va a ser el planteamiento del referéndum. Depende  de cómo se plantee también puede cambiar el resultado. Si se plantea a los griegos si quieren dejar de pagar las facturas internacionales o si quieren que Grecia asuma más sacrificios, pues está clara la respuesta. El referéndum me parece una barbaridad. Los gobiernos deben asumir sus obligaciones no eludirlas".

¿Qué motivos tiene Papandréu para tomar esta decisión?

Papandreu no ha querido asumir responsabilidades, ni immolarse (políticamente) para el resto de sus días R. C:  "Creo que estaba esperando a las conclusiones del Consejo Europeo. Le han dicho que debe proponer más políticas de ajuste y ha tenido una reacción infantil. No ha querido asumir la responsabilidad, ni immolarse (políticamente) para el resto de sus días. Si aceptara el rescate sanearía Grecia, pero hundiría a su partido."

F. P:  "El referéndum deja claro que no ha querido asumir los costes y las responsabilidades de hacer frente a la deuda".

Las encuestas dan un 60% de griegos contrarios al rescate, ¿cuál es su previsión?

R. C:  "Preveo que aumentará el rechazo. Hay partidos en la oposición griega que ya reclaman elecciones y tienen un discurso nacionalista que pide recuperar la soberanía y que los griegos decidan sobre sus propios problemas. No valoran que la salida del euro y la vuelta a un dracma supondrán algo parecido al 'corralito'. Pero, es que no hay peor ciego que el que no quiere ver. ¿Por qué si no los españoles no vemos que los recortes actuales no sanean la deuda nacional, o nos negamos a aceptar que la salida de la crisis no se va a solucionar con un cambio electoral? La gente se resiste psicológicamente a asumir las realidades que implican sacrificios."

F. P:  "Creo que los griegos votarán "no" al plan de rescate. En un sentido, los griegos tienen su parte de razón. En los últimos años el problema, lejos de solucionarse, empeora. Cada vez sufren más exigencias y las políticas de austeridad, austeridad llega un momento en que no se pueden soportar".

Consecuencias inmediatas del "no" en el referéndum...

Creo que los griegos votarán no al plan de rescate R. C: "Habrá crisis de Gobierno griego y adelanto electoral. Complicará la situación económica de Grecia. Se le presionará para que deje el euro."

F. P: "Existe un riesgo bastante alto de que el incendio griego se propague a otros países: Portugal, Italia y España. Ya estamos hablando de cifras más importantes del PIB de la eurozona, difíciles de rescatar".

Consecuencias inmediatas del "sí" en el referéndum...

R. C: "Nos habría hecho perder tres meses. Se aplicaría el plan de rescate. En clave nacional, Papandreu saldría reforzado y la oposición aniquilada hasta las siguientes elecciones".

F. P: "Después de haber pasado un mes y pico de aplazamiento de decisiones, volveríamos a la situación inicial, habrá que plantearse qué hacer con la deuda griega. Grecia está quebrada y exigirle que su deuda pase del 180% del PIB al 120% es muy dificil".

¿Qué supondría la salida del euro para los griegos?

R. C: "Sería una catástrofe equivalente a la que afrontaron los argentinos al dejar la paridad del dólar, o sea el 'corralito'. No tendrían ya el rescate y deberían devaluar muchísimo su moneda. Además, pagarían su deuda a base de congelar todos los ahorros de los griegos en los bancos nacionales".

F. P: "Todo depende de las condiciones. La dracma, si vuelven al nuevo dracma, sufrirá una depreciación brutal. Si debes 100 euros y tu moneda se deprecia pasas a deber el doble o más. Aumentaría fuertemente el endeudamiento, no volverían a recibir un préstamo y conllevaría una crisis total. A vece la gente mira en un corto plazo y no analiza".

¿Qué supondría la salida de Grecia en el futuro del euro?

La nueva dracma, si vuelven, sufrirá una depreciación brutal R. C: "En este momento el euro como moneda internacional no está cuestionado. La prueba es que el tipo de cambio con respecto al dólar no ha variado mucho en tres años. Luego no se cuestiona el euro, se cuestiona que hay economías que lastran la confianza y la solvencia del euro. Eso significa que los mercados exigen que esas economías se saneen financieramente, hablamos de las economías nacionales y los bancos transnacionales. A partir de ahí la salida de Grecia supondría un saneamiento. Habría pérdida de activos de bancos, pero la deuda de los demás saldría saneada. No tendrían que resolver el problema de la deuda de Grecia".

F. P: "El problema es que si se sale un país el euro, la eurozona se queda en una posición muy inestable. El problema podría haberse resuelto en dos patadas, cuando empezó. Pero los alemanes no han sabido ver que serán los más perjudicados si Grecia se sale."

¿Habrá un efecto dominó de caída de varios países de la UE?

R. C: "No, en absoluto. La salida de Grecia benefiaría al euro, despejaría la incertidumbre de la deuda griega. Paradójicamente no asumir el plan de rescate y por tanto no poder mantenerse dentro del euro, beneficiaría al resto de países en crisis".

F. P: "El problema es que no hay una previsión legal de salida de un país del euro, no la hay. Hay normas de entrada, pero no de salida. De por sí no se puede echar a ningun país, habrá que negociar que se vayan. Además eso significa que podrían irse otros. Dejaría al euro en una situación muy delicada. ¿Y si mañana decide marcharse Portugal? Los prestamistas están considerando que la eurozona es una y luego resulta que cada país es el que responde de sus deudas".

¿Cómo va a alterar el referéndum la reunión del G-20?

No se puede echar a ningun país del euro, habrá que negociar que se vayan R. C: "Los 20 van a tener que seguir intentando ponerse de acuerdo sobre cómo se gestiona la situación de dos monedas de reserva a nivel mundial, el euro y el dolar, ambas con problemas. Las potencias emergentes (los BRIC) van a tener que colaborar a la gobernabilidad del sistema financiero global. Rusia tiene el 35% de sus reservas en euros, si se hunde el euro, Rusia pierde el 35%. China tiene toda la reserva en dólares y lo que tiene que hacer es diversificar, apostar por un sistema dólar-euro".

F. P: "Esto es un mazazo tremendo, con todo previsto y organizado. La posición de Europa en el G-20 queda muy debilitada. El resto dirá cómo van a venir estos a contarnos nada, si no se ponen de acuerdo entre ellos. EE UU, por su parte, está muy preocupado y exigirá a Europa que resuelva sus diferencias para que el incendio de Grecia no se extienda y les llegue a ellos".