Trichet deja la presidencia del BCE en manos de Draghi, que buscará controlar la inflación

  • El presidente saliente del Banco Central Europeo ha tenido que lidiar con una de las épocas más complicadas en la economía.
  • Trichet ya dijo que le hubiese gustado terminar su mandato en una situación financiera más tranquila.
  • Draghi fue criticado por su trabajo en Goldman Sachs, y es el responsable de algunas de las grandes privatizaciones en Italia.
Fotografía de archivo de Mario Draghi, presidente del BCE.
Fotografía de archivo de Mario Draghi, presidente del BCE.
Olivier Hoslet / EFE

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, termina este lunes su mandato en medio de tensiones en los mercados financieros, el temor a que la economía entre de nuevo en recesión por la crisis de endeudamiento de la zona del euro y protestas en la calle.

Pese a que el optimismo regresó esta semana a los mercados después de que los líderes de la Unión Europea (UE) acordaran condonar el 50% de la deuda a Grecia, ampliar el fondo de rescate y recapitalizar los bancos, algunos expertos son escépticos sobre la efectividad a largo plazo de estas medidas. Las debilidades estructurales y de crecimiento de los países endeudados permanecen, así como la falta de convergencia económica en la zona del euro.

Trichet, de 68 años, ha dicho que le hubiera gustado terminar su mandato en un momento en el que todo hubiera estado más tranquilo. Sin embargo, la zona del euro atraviesa la peor crisis financiera y económica desde la II Guerra Mundial, como ha repetido el banquero francés desde hace tres años y hasta el último momento.

Se suceden las protestas a ambos lados del Atlántico en contra del sistema financiero actual y en muchos países de Europa en contra de los recortes en las prestaciones sociales que han aplicado los gobiernos.

El italiano Mario Draghi, de 63 años, sustituye a Trichet el próximo martes al frente del BCE en un momento de gran incertidumbre. Con Draghi como presidente del BCE, Italia tendrá dos representantes en el comité ejecutivo de la entidad monetaria y Francia queda sin representación.

El economista jefe del BCE, Jürgen Stark, también deja su cargo a finales de diciembre por su oposición al programa de compra de deuda soberana que la entidad introdujo en mayo de 2010 para intervenir en el mercado secundario de deuda y apoyar a Grecia, Portugal e Irlanda y que reactivó el pasado agosto para socorrer a Italia y España.

Sin duda, este programa es el que más críticas ha costado a la gestión de la crisis del BCE durante el mandato de Trichet como presidente, junto con la decisión de subir los tipos de interés en julio de 2008, tres meses antes de iniciar la serie de bajadas más agresiva de su historia tras la quiebra de Lehman Brothers, y la de incrementarlos de nuevo otras dos veces este año. Trichet ha alegado que el principal mandato del BCE es defender la estabilidad de precios.

Algunos expertos han considerado que ante la falta de liderazgo político en Europa, en la práctica, el BCE ha sido la única institución capaz de actuar para salvar la integridad de la zona del euro y su divisa. En Alemania, el rescate de Grecia y la compra de deuda pública se ha visto como una medida de rescate de gobiernos endeudados a costa del contribuyente alemán.

Llega 'Super Mario'

Draghi supone la garantía de una continuidad en las decisiones de política monetaria y en las medidas extraordinarias para afrontar la crisis impulsadas por Trichet. En un discurso, ya anticipó que la entidad va a mantener las medidas extraordinarias, como el abastecimiento de liquidez ilimitada y la compra de deuda soberana y de bonos garantizados, el tiempo que sea necesario. No obstante, el deseo del BCE es interrumpir las compras de bonos soberanos tan pronto como sea posible.

Conocido en Italia como 'Super Mario', llega al BCE en medio de tensiones en los mercados financieros, el temor a que la economía entre de nuevo en recesión por la crisis de endeudamiento de la zona del euro y protestas en la calle. Al hasta ahora gobernador del Banco de Italia le queda pendiente la decisión de bajar los tipos de interés en la zona del euro, actualmente en el 1,5 %.

Algunos expertos prevén que el consejo de gobierno del BCE decidirá recortar el precio del dinero de forma moderada en diciembre pero algunas voces también contemplan la posibilidad de que acometa la bajada en su reunión del próximo jueves.

Draghi ha sido criticado por su actuación en el banco de inversiones estadounidenses Goldman Sachs entre 2004 y 2005, ya que propuso a algunas naciones el empleo de algunos derivados para gestionar sus deudas, transacciones con las que, según algunos expertos, ayudó al anterior Gobierno griego a maquillar el estado precario de sus finanzas públicas.

Al frente del Banco de Italia Draghi ha tenido que devolver a la institución la credibilidad perdida, que comenzó a desmoronarse con las quiebras de las empresas alimentarias Parmalat y Cirio y cayó en picado tras la discutida actuación del entonces gobernador Antonio Fazio en las 'opas' hechas contra BNL y Antonveneta por el supuesto uso de información privilegiada.

Draghi, casado y padre de dos hijos, fue el artífice de las grandes privatizaciones en Italia y el autor de la ley sobre las Ofertas Públicas de Adquisición (OPA), que lleva su nombre.

En Alemania también fue visto con escepticismo que un italiano fuera a ser capaz de defender el principal mandato del BCE, inspirado en el Bundesbank, que es garantizar la estabilidad de precios, es decir, controlar la inflación dados los problemas que Italia ha tenido con la inflación en ocasiones.

El diario sensacionalista Bild se mofaba y decía que una Italia sin inflación es como los espaguetis sin salsa de tomate y posteriormente en un fotomontaje mostraba a Draghi con un gorro prusiano, dándole la bienvenida como banquero central defensor de la ortodoxia que gusta a los alemanes en política monetaria.

Es licenciado en Economía por la Universidad de Roma La Sapienza y obtuvo en 1976 el doctorado en Economía por el Instituto Tecnológico de Massachussets con la tesis "Essays on Economic Theory and Applications".

Entre 1975 y 1978 Draghi se dedicó a la docencia en diferentes universidades italianas y, desde 1984 a 1990, fue director ejecutivo del Banco Mundial. En 1990 fue nombrado asesor del Banco de Italia y, un año después, director general del Tesoro, cargo que ocupó hasta 2001. Desde abril de 2009 ha presidido del Consejo de Estabilidad Financiera, un organismo de supervisión creado por los países del G20 para evitar crisis financieras como la actual.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento