"Unidos por un cambio global"
Variedad de personas asisten a la marcha de Madrid del 15-O, todos bajo una pancarta que reza: "Unidos por un cambio global". Jorge París / 20MINUTOS.ES

El Movimiento 15M, nacido hace cinco meses, emprende una nueva fase después de encender las protestas por un cambio global en casi un millar de ciudades del mundo el 15-O, una "energía global" que los indignados quieren aprovechar para revitalizar sus exigencias.

Así opina uno de los portavoces del Movimiento 15M, Pablo Gómez, que asegura que las manifestaciones celebradas este sábado, en especial la protagonizada en Madrid por miles de personas (más de medio millón, según los organizadores), fue "un éxito total" y superó todas las expectativas.

"Nadie esperaba tanta gente", insiste Gómez, para quien este éxito debe servir de energía para emprender una nueva fase, cuyos primeros pasos se han dado en una asamblea en Sol este domingo por la tarde.

Si bien no están decididos los temas a tratar en esta asamblea (se consensuarán una hora antes en la plaza de Jacinto Benavente), el portavoz del 15M vaticina que "sin duda" se hablará de las marchas por un cambio global celebradas este sábado y del futuro del movimiento.

En este sentido, Gómez asegura que, aunque los problemas pueden ser muy diferentes según qué países, los siguientes pasos del movimiento deben ser trasladar la exigencia de que "la ciudadanía tenga más participación en la vida política y social", una demanda que el 15M considera global.

Ocupan un hotel

La ocupación, de madrugada, del hotel Madrid, en la calle de Carretas, ha sido uno de los temas a tratar en una asamblea. Gómez aclara que esta acción "fue espontánea, protagonizada por un grupo de unas treinta personas" y que no se decidió en asamblea. No obstante, el movimiento apoya esta ocupación como una acción de protesta "contra la especulación y contra la existencia de espacios vacíos".

Este domingo, el grupo de personas que entró en el hotel han asegurado que encontraron el edificio "en muy buenas condiciones" y que decidieron tomarlo "para darle un uso social".

El hotel cuenta con cinco plantas, sótano y dos azoteas y pertenece a la inmobiliaria Monteverde, empresa que se encuentra en en concurso de acreedores, según los ocupados, que invitaron a la ciudadanía a sumarse en la calle de Carretas a diferentes actividades como debates o pic-nic.

Expansión mundial

La presencia de los 'indignados' ha tenido repercusión a nivel global: Bruselas y Londres han acogido dos acampadas (la de la capital belga está autorizada por la policía y en Londres se han instalado próximos a la Bolsa.

En Berlín, los manifestantes intentaron acampar frente al Bundestag (parlamento federal), pero finalmente fueron desalojados por la policía alemana sin que se produjeran incidentes. En Roma, mientras tanto, hacen balance de los destrozos provocados por la infiltración de un grupo violento en la marcha de la capital italiana.

La marcha de Nueva York, en la que participaron 5.000 personas, terminó con 74 detenciones, muchas de ellas por desorden público.