Atentado en Marrakech
Policías científicos trabajan en lo que queda de la cafetería Argana, tras la explosión sufrida este jueves. EFE

Un artefacto explosivo activado a distancia fue utilizado en el atentado contra el café Argana, situado en la plaza de Yemá el Fna de Marrakech, y en el que murieron 15 personas, informó una fuente del Ministerio del Interior.

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas de Marruecos, Salahedin Mezuar, ha afirmado este viernes que de momento no hay información sobre los autores del atentado, ni tampoco sobre si detrás de esta acción ha podido estar algún grupo vinculado con Al Qaeda.

Por su parte, el método utilizado por los terroristas en el atentado, "recuerda al estilo de Al Qaeda", según dijo otro ministro marroquí, en este caso el titular del Interior, Taieb Cherkaui, si bien no excluyó otra posible autoría.

"Un acto despreciable"

El primer ministro marroquí, Abás El Fasi, aseguró por su parte, un día después de la explosión, que el atentado "es un acto despreciable dirigido a debilitar la estabilidad que prevalece en Marruecos".

Además, El Fasi señaló en unas declaraciones recogidas por la agencia MAP, que "hay personas en el exterior del país y otras en el interior que constituyen focos de resistencia a las reformas y no quieren que Marruecos se convierta en un modelo de democracia, sobre todo después del discurso del rey Mohamed VI, el 9 de marzo".