La youtuber estadounidense Brooke Houts está siendo investigada por la policía de Los Ángeles (Estados Unidos) por un vídeo en el que maltrata a su perro, según confirmó TMZ.

La joven, de 20 años, que tiene un canal de YouTube con más de 300.000 suscriptores, acostumbra a subir vídeos con su mascota como "Mi rutina matinal con mi dóberman" o "Un día en la vida de dóberman".

El vídeo en cuestión se titulaba "Broma con film transparente a mi dóberman" y se publicó este fin de semana. Más allá de la broma, a Houts se le olvidó cortar algunos clips y se vio cómo trataba a su perro fuera de cámara: lo golpea, empuja, grita y escupe.

Minutos más tarde, la youtuber eliminó el vídeo, pero fue tiempo suficiente para que otras personas lo compartieran y lo utilizaran para denunciarla a la policía. Sin embargo, ahora que se ha dado a conocer la noticia, los vídeos en los que Brooke Houts aparece con su dóberman han aumentado entre 100.000 y 400.000 visitas.

La estadounidense publicó un comunicado en sus redes sociales para disculparse con "todas las personas que se hayan sentido afectadas de forma negativa por las imágenes". Aunque no pretende justificar los gritos a su perro, aclara que "el dóberman estaba saltando a su cara con la boca abierta y ella, como dueña del perro, tiene que enseñarle que su comportamiento es inaceptable".

"Quiero dejar claro que no soy una maltratadora de perros ni de animales de ningún tipo", comentó en Twitter. "Cualquiera que haya presenciado u oído hablar sobre el verdadero abuso de animales verá claramente que no lo soy".

Aun así, sus palabras no han convencido a la audiencia, quien llenó su publicación de miles de comentarios negativos. Además, la youtuber no solo se ha ganado el odio de asociaciones animalistas como PETA, también de sus compañeros de YouTube, que han publicado multitud de vídeos comentando y criticando las polémicas imágenes.