Una clienta denuncia que una de las famosas velas de Gwyneth Paltrow con olor a su vagina "ha explotado"

La actriz Gwyneth Paltrow, en 2015.
La actriz Gwyneth Paltrow, en 2015.
Jordan Strauss / GTRES

Hay que tener en cuenta que, incluso dentro de Hollywood, Gwyneth Paltrow es alguien peculiar. Quizá no tanto como la opinión que tiene de ella Jim Carrey (que la tachó de "beserker vikinga" y "mercenaria") pero sí  alguien capaz de lanzar en su página web, Goop, una lista de posibles regalos a cada cual más extravagante e increíble como una ouija de casi 2.000 dólares o un sillón vanguardista diseñado para parturientas.

Y sí, la protagonista de películas como Se7en o Amor ciego y quien ha encarnado a Pepper Potts en más películas del Universo Cinematográfico de Marvel de las que ella misma recuerda también ha sacado al mercado una serie de velas que se hicieron virales por su peculiar perfume.

Las últimas que aparecieron en el mercado eran las que tenían olor a orgasmo, pero antes había creado (drogada, según sus propias palabras) una línea de candelas que expelían esencia de su vagina. De hecho, se llamaban así: "This Smells Like My Vagina" ("Esto huele como mi vagina").

Pues bien, tal y como informa el diario británico The Sun, una señora de Reino Unido acaba de denunciar que la vela de la intérprete de 48 años, la cual le había tocado tras participar en un cuestionario que encontró por Internet, se calentó demasiado: le "ha estallado" en llamas en su salón.

"La vela explotó y comenzó a emanar enormes llamaradas, con trozos volando por todas partes", comentó al periódico la afectada, Jody Thompson, de 50 años. "Nunca había visto algo así. Todo estaba en llamas y estaba demasiado caliente para cogerlo. En ese salón había un infierno", ha dicho.

Thompson, que vive con su pareja, David Snow, en el norte de Londres, cuenta que encendió la vela una semana después de ganarla y que tras ver que no actuaba como las velas normales no les quedó más remedio que utilizar los medios que tenían disponibles para lanzarla por la puerta.

"Podría habernos quemado la casa. En aquel momento nos dio muchísimo miedo, pero ahora es de alguna forma divertido mirar hacia atrás y ver que la vela con olor a la vagina de Gwyneth explotó en mi salón", se ríe finalmente Thompson.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento