Un avión Boeing 737 de la compañía rusa Utair
Un avión Boeing 737 de la compañía rusa Utair, en una imagen de archivo. EFE

El pasado viernes el miedo a una enorme tragedia invadió a la expedición del Zalgiris Kaunas cuando se disponían a regresar a Lituania tras jugar ante el Real Madrid en partido de Euroleague.

El Boeing 737 que transportaba a la expedición tuvo que aterrizar en la base aérea de Getafe, Madrid, tras salir del aeropuerto de Adolfo Suárez - Madrid Barajas.

Según cita 'El País', una de las personas que viajaba a bordo calificó el suceso como "una hora de puro terror y pánico". Un fallo en los sistemas de navegación detuvo el ascenso en el despegue a una altura de 5.000 pies, algo más de kilómetro y medio, y el piloto era incapaz de conocer a qué velocidad estaba volando.

Los controladores aéreos guiaron a la aeronave en esos momentos de pánico y, tras dos intentos fallidos de regresar al aeropuerto de origen propiciados por el mal tiempo en la capital, tuvieron que ir a la base área de Getafe.

La compañía aérea, Klasjet, ha asegurado que en ningún momento los pasajeros estuvieron en peligro y que no se realizó un aterrizaje de emergencia, aunque los testimonios de testigos no lo recuerdan así.