Wiggins
El ciclista británico del Sky Bradley Wiggins celebra la victoria conseguida en la clasificación general del Tour de Francia 2012. EFE

El equipo ciclista británico Team Sky podría haber recurrido a prácticas dopantes en el Tour de Francia de 2012, que ganó su por entonces corredor Bradley Wiggins, según un informe de una comisión del Parlamento británico que estudia el dopaje en el deporte para erradicarlo.

Este documento asegura que la formación usó en aquella 'Grande Boucle', que coronó por primera vez en la historia a un ciclista británico, medicamentos permitidos por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), pero no para su uso médico sino para mejorar el rendimiento, como es el caso de la triamcinolona, permitida únicamente con la exención por uso terapéutico (TUE).

El informe presentado en el Parlamento por la comisión 'Digital, Cultura, Medios y Deporte' sobre 'Combatir el dopaje en el deporte' concluye que el Team Sky y Bradley Wiggins, en un equipo en el que figuraba también Chris Froome -acabó segundo-, usaron medicamentos con corticosteroides para "mejorar el rendimiento" de sus ciclistas y no por prescripción médica.

"Usaron sustancias con corticosteroides o triamcinolona para preparar a Bradley Wiggins y posiblemente a otros ciclistas que le ayudaron para el Tour de Francia", asegura el informe. "La intención no era el tratamiento médico, sino mejorar su ratio de potencia respecto al peso antes de la carrera", denuncia el Parlamento.

Wiggins, que sufre asma, había conseguido la autorización médica para tomar este antiinflamatorio antes de la 'grande' francesa de 2012, y por ello, la comisión, pese a que en ningún momento acusan al equipo o al corredor de utilizar sustancias prohibidas, advierte que esta práctica abusó de las normas y "cruzó una línea ética" que el Sky advirtió que nunca cruzaría.

"En este caso, y contrariamente al testimonio del director del equipo, David Brailsford, ante esta comisión, creemos que las drogas usadas por el Team Sky dentro de la normativa de la AMA eran para mejorar el rendimiento y no para el uso médico. Es una actitud no profesional e inexcusable", asevera el informe.

Además, también criticó la forma de proceder de la formación sobre un paquete enviado a Wiggins en el Dauphiné Libéré de 2011, pero admitió que no estaba en posición de verificar si contenía 'Fluimucil' como afirmó el equipo de Dave Brailsford.

Por su parte, el Team Sky negó tales acusaciones de dopaje y lamentó que la comisión parlamentaria no tuviera en cuenta sus explicaciones ni razones. "El informe nos acusa seriamente de usar medicación para mejorar las actuaciones, y lo negamos severamente, así como el uso de triamcinolona", aseguró el equipo británico.

"Estamos sorprendidos y decepcionados por el hecho de que la comisión haya elegido presentar una anónima y potencialmente maliciosa acusación de este modo, sin presentar prueba alguna o darnos la oportunidad de responder. Es injusto tanto para el equipo como para los corredores en cuestión", cargó el Sky.

Además, el equipo británico subrayó que explicaron el caso "con todo tipo de detalles" a los miembros de la comisión asegurando que trabajan continuamente para "tomar responsabilidades por los errores del pasado" y mejorar el control y uso de medicamentos en sus ciclistas antes y después de las competiciones.

"Encuentro triste que se pueda acusar a personas de cosas que nunca han hecho y que luego se consideran como hechos. Rechazo enérgicamente la afirmación de que cualquier medicamento se usó sin necesidad médica", sentenció por su parte Wiggins en su cuenta oficial de 'Twitter'.