Rafa Nadal
El tenista español Rafa Nadal celebra su pase a la final de Acapulco. EFE

El tenista Rafael Nadal ha reconocido este lunes que está "emocionado" por debutar con un partido de exhibición en el Madison Square Garden de Nueva York, donde jugará por primera vez este año sobre pista dura, antes de dirigirse hacia el Masters 1.000 de Indian Wells (California), del 7 al 17 de marzo. El balear tenía sus dudas, pero, tras arrollar a David Ferrer en Acapulco, se decidió a jugar, aunque reconoció que el marcador de 6-0 y 6-2 le pilló por "sorpresa".

El Madison Square Garden es de esos lugares donde sueñas jugar

"Veremos cómo responde la rodilla. Ese va a ser un gran test para mí", indicó Nadal, durante una conferencia de prensa en la Gran Manzana previa al partido. "Sé que puedo jugar en tierra y para mí eso es muy importante. La semana que viene intentaré en pista dura, pero creo que después de un período largo de no jugar habrá un proceso para adaptarse", añadió el mallorquín. Nadal, 5º clasificado mundial,  afirmó que no estaba "nervioso" por volver a la pista dura porque siente que su rodilla "está mejor". "

El tenista estuvo acompañado por el que será su rival, el argentino Juan Martín del Potro, y por las tenistas Victoria Azarenka y Serena Williams, que también se enfrentarán en un partido que recordará a la final del Abierto de EE UU del pasado año. "El Madison es de esos lugares donde siempre sueñas con jugar", añadió.

"El nº 1 está muy lejos"

Preguntado por si espera volver a ser el número 1 mundial algún día, Nadal respondió que con lo que sueña ahora es con volver a estar "al 100 %". "Lo del n.º 1 está muy lejos para mí. Lo único que busco es ser competitivo y seguir disfrutando del tenis. Si la rodilla responde bien, pensaremos en objetivos ambiciosos", subrayó.

A nivel de resultados, que sea lo que Dios quiera, no son una prioridad para míRespecto al impacto de sus siete meses de lesión, el de Manacor dijo que "lo único que ha cambiado" es que ha empezado a tomarse los partidos "con un poquito más de calma", a ver las cosas "con una perspectiva diferente a la hora de saltar a la pista, no solamente pensar en ganar y ganar". "Ahora el objetivo es tomar contacto con la pista para ver si la rodilla me responde bien. A nivel de resultados, que sea lo que Dios quiera, no son una prioridad para mí", aseveró.