Rafa Nadal, en Montecarlo
El tenista español Rafael Nadal durante el partido de tercera ronda del torneo de Montecarlo disputado ante el estadounidense John Isner en Roquebrune Cap Martin el 16 de abril de 2015. SEBASTIAN NOGIER / EFE

El español Rafa Nadal, tercer cabeza de serie, doblegó por 7-6 (6), 4-6 y 6-3 al estadounidense John Isner y disputará los cuartos de final del torneo de tenis de Montecarlo, de categoría Masters 1.000, por undécimo año consecutivo. Ronda en la que se las verá con el alicantino David Ferrer.

Es el undécimo año consecutivo en el que Rafa Nadal alcanza los cuartos de final de MontecarloCuatro victorias en otros tantos encuentros era el bagaje de Rafa Nadal antes de afrontar su quinto compromiso frente a John Isner, un rival incómodo por su envergadura (mide 2,08 metros) y su potente servicio.

En el primer set, incapaz de contrarrestar el saque del estadounidense, ambicioso también con su derecha y en la red, Rafa Nadal debió conformarse con mantener el suyo hasta el desempate. Un guión conocido, ya que en el Masters 1.000 de Cincinatti del año 2013 el balear le arrebató el título al estadounidense tras derrotarle en dos mangas, por 7-6 (6) y 7-6 (3), en la final.

Pudo esta vez Isner tomar ventaja al disponer de dos pelotas de set, pero Rafa Nadal no solo neutralizó un 4-6 adverso sino que sumó cuatro puntos de manera consecutiva para adjudicarse la primera manga, por 7-6 (6), tras un largo intercambio que anunció una nueva dinámica cumplidos los primeros 57 minutos de partido.

El porcentaje de puntos ganados por el tenista de Carolina del Norte con el primer servicio cayó del 84 al 61 por ciento al tiempo que el exnúmero uno del mundo ejercía un mayor dominio desde el fondo de la pista.

En la búsqueda de su noveno título en Montecarlo, donde triunfó de manera ininterrumpida entre 2005 y 2012, Rafa Nadal dispuso de sus primeras tres opciones de rotura en el octavo juego de la segunda manga, cuando construyó una ventaja de 0-40 que Isner neutralizó con cuatro puntos ganadores y un error del mallorquín.

Estoy muy contento por alcanzar los cuartos. Es un resultado muy importante para míDe ver próximo el 5-3 pasó el tercer cabeza de serie a ceder por vez primera en el partido su servicio y, con 4-5, entregó al estadounidense la oportunidad de sacar para cerrar el set. Un triunfo parcial que Isner certificó con un saque directo.

A una falta de control de la ansiedad y los nervios había achacado sus tempranas eliminaciones en los dos últimos torneos Rafa Nadal, quien este jueves exhibió su fragilidad únicamente en las situaciones ventajosas: en disposición de construir un 2-0 en el inicio de la tercera manga, el de Manacor permitió a Isner anular un 0-30.

Corrigió entonces sus dudas el español y golpeó el aire con el puño izquierdo tras quebrar por primera vez el saque de su oponente (3-1). Una rotura que Nadal consolidó con un juego en blanco poco antes de firmar su victoria número 52 sobre la arcilla monegasca tras dos horas y veinte minutos de batalla.

Su próximo rival será el español David Ferrer, su verdugo en los cuartos de final del torneo el pasado año; el alicantino, quinto cabeza de serie, se citó en los cuartos de final del torneo de tenis de Montecarlo con su compatriota Rafa Nadal tras sumar una trabajada victoria sobre el francés Gilles Simon, al que doblegó por 6-2, 6-7 (3) y 6-1 en dos horas y media de juego.

"En el tercer set tuve una mentalidad positiva. Mi nivel de tenis fue mejor en esa manga que en las dos anteriores. Eso es muy importante para mí", dijo Nadal tras alcanzar los cuartos de final. "Estoy muy contento por alcanzar los cuartos. Es un resultado muy importante para mí", agregó Nadal, que busca su noveno título en Montecarlo.

"Para mí es un reto encontrar de nuevo las buenas sensaciones, la confianza y la sensación de que soy fuerte de nuevo. Los partidos como el de hoy me ayudan a mejorar, a llegar al lugar en el que quiero estar", comentó.

El número uno del mundo afrontó con seriedad su duelo ante Haider-Maurer, número 52

En el compromiso del serbio Novak Djokovic, otro de los grandes nombres del torneo, el primer cabeza de serie se exhibió ante el austríaco Andreas Haider-Maurer en la tercera ronda y confirmó su presencia en los cuartos de final con un contundente 6-4 y 6-0.

Advertido por las inesperadas derrotas de los suizos Stanislas Wawrinka y Roger Federer, campeón y subcampeón sobre la arcilla monegasca el pasado año, y por las dificultades que el español Rafa Nadal encontró en su choque contra el estadounidense John Isner, el número uno del mundo afrontó con seriedad su duelo ante Haider-Maurer, número 52.

Apenas 56 minutos le bastaron para certificar su presencia en la antepenúltima ronda, en la que se medirá con el croata Marin Cilic, verdugo del francés Jo-Wilfried Tsonga.

Tras un primer set algo más disputado (6-4), el campeón de los torneos de Miami e Indian Wells y del Abierto de Australia ratificó su intención de volver a triunfar en Montecarlo, donde ganó en 2013, con una segunda manga brillante.