Rafa Nadal ha vuelto a dar buena muestra de su calidad humana. El tenista ha sido 'cazado' achicando agua de una vivienda en el municipio de Sant Llorenç des Cardassar, Mallorca, tras las fuertes lluvias que han provocado inundaciones y la muerte de al menos diez personas.

Un periodista de 'El Periódico' ha visto al número uno del mundo ataviado con botas de lluvia hasta las rodillas y sacando agua de un garaje, ayudando a los afectados por la catástrofe.

Un enorme gesto del deportista que, tras conocerse la noticia de las inundaciones, ofreció su academia, ubicada en Manacor, como refugio para aquellos que se vieran obligados a abandonar sus casas.